www.madridiario.es

La visita

sábado 23 de marzo de 2013, 00:00h
  
Ahora que se han marchado ya los examinadores del Comité Olímpico Internacional, ahora que recuperamos la movilidad y dejamos de tener miedo hasta de respirar para no ofender a estos individuos, es el momento de hacer algunas reflexiones. Es verdad que la cosa parece haber ido bien; es cierto que han tenido muy buenas palabras para la candidatura madrileña, y que incluso han bromeado con la posibilidad de que, como dice el refrán, «a la tercera sea la vencida». Pero conviene echar un vistazo al pasado, para no pasarnos de revoluciones con el entusiasmo.

En la primera candidatura de Madrid para los Juegos –entonces, los de 2012-, también hubo una comisión de evaluación que vino a la capital, durmió en uno de sus mejores hoteles –el Eurobuilding-, fue tratada a cuerpo de rey –partido en el Real Madrid incluido- y se marchó con buenas palabras. En ese caso, hablaron de la «buena impresión» que les dio el «amplio apoyo» de la candidatura, y de la «profesionalidad» de las ponencias. Los Juegos, finalmente, fueron para Londres.

En la segunda candidatura, para los Juegos de 2016, Nawal el Moutawakel, presidenta de la comisión –igual que en la primera visita- habló de que «Madrid está preparada para organizar los Juegos», dijo sentirse «impresionada» por el apoyo a todos los niveles, y reconoció el «sólido compromiso» de la candidatura para organizar los Juegos. Eso sí, hizo una puntualización: que Madrid tenía que «trabajar muy duro» hasta que se eligiera a la candidata. Que, finalmente, fue Río de Janeiro.

En esta ocasión, con distinto presidente del comité de evaluación –esta vez era Sir Craig Reedie-, pero la misma persona en el asiento de al lado –el director ejecutivo del COI, Gilbert Felli-, el mensaje ha sido también de ánimo y se ha vuelto a mencionar el adjetivo «impresionados». Todo igual. ¿Todo igual? En realidad, sí hay una cosa diferente: esta vez ha sido el propio Felli, el señor de las cuentas, el que ha aclarado que la crisis no es un problema. Todo un empujón para Madrid 2020, dado que este era el punto flaco, como se han encargado de recordar sus rivales, Tokio y Estambul.

En todo caso, que nadie se olvide: esta es una carrera de fondo, el informe de los examinadores importa pero no es determinante. Y nadie tendrá nada ganado hasta que se cuenten los votos, el 7 de septiembre próximo, en Buenos Aires.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios