www.madridiario.es

ARCO arranca marcada por la subida del IVA cultural

miércoles 13 de febrero de 2013, 00:00h
ARCO ha arrancado este miércoles entre la prudencia y el optimismo por el contexto de crisis económica y la subida del IVA cultural hasta el 21 por ciento. Sin duda, la de 2013 es la edición más difícil de su trayectoria.Vea más imágenes de la exposición.

Más de 2.000 artistas, 150 profesionales internacionales -miembros de patronatos de adquisiciones, directores de museos o comisarios- y más de 250 coleccionistas invitados de todo el mundo están citados en la  32ª Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCOmadrid 2013, que ocupará los pabellones 8 y 10 de Ifema hasta el 17 de febrero.

En total, participan 201 galerías de 27 países, entre las que se atisban sensaciones contrapuestas: desde posiciones prudentes a valientes muestras de optimismo en un clima marcado por la incertidumbre de cómo respondarán los compradores a la subida del IVA cultural y bajo el contexto del peor año para la economía española desde que comenzara la crisis.

Entre los más pesimistas, José Mártinez Calvo y Luis Valverde, de la Galería Espacio Mínimo, mostraban un gran enfado y reclamaban más ayuda y otro tipo de organización por parte de Ifema. En su opinión, tal y como están planteadas las cosas, las galerías españolas no son competitivas "y los artistas españoles son los más débiles. En estas condiciones nuestro futuro no pasa por ARCO".

Con bajas expectativas afronta también la feria Distrito 4 Contemporary Art Gallery, aunque mantienen la ilusión porque "ARCO en Madrid es el evento del año", aseguraba el colaborador de la galería Ander Ubiría. "Está todo muy parado, los grandes coleccionistas que antes buscaban obras caras, están comprando cosas más pequeñas. La demanda en España se ha retraído, es fundamental internacionalizar las ventas y aprovechar las herramientas online", explicaba Ubiría, quien se mostraba prudente sobre el impacto de la subida del IVA cultural, "habrá que esperar", reflexionaba.

También opina que habrá que esperar al final de la feria para conocer la repercusión de los impuestos indirectos la veterana galerista Helga de Alvear, quien, sin embargo, se mostraba muy optimista tras haber realizado su primera venta en la feria. "Soy optimista, ya he vendido un cuadro y he comprado otro", afirmaba en su stand, donde no paraba de antender a diferentes coleccionistas. "Sin arte y sin cultura el mundo no puede seguir", reflexionaba Helga de Alvear, quien aseguraba que cómo coleccionista está "hecha polvo, no puedo comprarme todo pero en la feria hay piezas espectaculares".

Elena Ochoa compartía este optimismo. "Todo el mundo está encantado, con gran optimismo. El ambiente entre los galeristas es de darnos ánimos", decía y aseguraba que "la respuesta desde fuera ha sido más masiva que en otras ocasiones, gracias al trabajo que hemos hecho durante todo el año y a que ARCO es una feria en la que descubres valores que fuera no se ven".

Otra de las galeristas que se mostraba satisfecha era Juana de Aizpuru, que ya antes de comenzar la feria tenía prácticamente vendidas dos obras: una pintura del artista alemán Albert Oehlen y una fotografía de Yasumasa Morimura. A la galerista no le preocupa tanto el aumento del IVA cultural "que para nosotros pasa de un 18 a un 21 por ciento" como el hecho de que la obra de arte sea considerada un artículo de lujo. "Hubiera sido un detalle que en los días de la feria nos hubieran librado del aumento del IVA, pero este aumento tampoco es para rasgarse las vestiduras", afirmaba.

Elba Benítez se mostraba segura de poder "venderlo todo". "Vengo con las máximas expectativas, la situación economíca la escucho todas las mañanas en la radio, todo el mundo la conoce, pero vengo a ARCO porque creo que hay gente que aprecia la calidad y que sigue dispuesta a gastarse el dinero", comentaba la galerista, quien hablaba de manera más contundente respecto a la subida del IVA cultural: "Nos afecta bastante, tengo artistas que venden en Europa y le aplican el IVA del 7 por ciento, mientras que aquí tengo que aplicar el 21, eso marca la diferencia".

"Calidad frente al IVA cultural"

A la calidad de las piezas aludía también el director de ARCO, Carlos Urroz, quien aseguraba que la subsistencia de la feria pasa por ser "más profesional" e "internacional". "Prefiero hablar más de emocionar a la gente y de promocionar el arte contemporáneo que del IVA", comentaba Urroz, pocos días antes del inicio de ARCO. Cuando hay buenas piezas, "el coleccionista se enamora y, antes o después, llegará a un acuerdo con la galería", aseguraba el director. Además, Urroz recordaba que los extranjeros que compran en galerías españolas "no pagan IVA". Además, instituciones como la Fundación Mapfre han anunciado que comprarán en galerías españolas.

Los encuentros profesionales se han convertido en una importante apuesta de ARCO, que en esta ocasión reunirá a mas de 150 críticos y comisarios de todo el mundo para intercambiar ideas y proyectos y establecer relación con las galerías participantes. El posicionamiento de ARCO es el de una feria "muy profesional" que da servicio a las galerías, a la gente relacionada con museos y bienales, que luego trasciende a la sociedad. "Pero la función de la feria -advirtió- es de mercado y de lugar de intercambio, tanto de obras de arte por dinero como de intercambio de ideas y de proyectos".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios