www.madridiario.es

La detenida señala que el fallecido abusó de ella

La acusada de matar a un compañero de piso dice que fue en defensa propia

Por MDO/Efe
lunes 07 de mayo de 2007, 00:00h
Una mujer acusada de haber matado a su compañero de piso en 2005 declaró este lunes ante un jurado popular de la Audiencia Provincial de Madrid que no es "ningún monstruo", tal y como, según dijo, se le "ha pintado", y aseguró que es "la principal víctima" porque el fallecido abuso de ella y la agredió.
María Isabel Luque, que se encuentra en prisión preventiva, está acusada de haber matado a su compañero de piso y de haber tratado de suicidarse posteriormente quemando la vivienda el 4 de noviembre de 2005, hechos por los que el fiscal pide 12 años y 6 meses de prisión.

Durante su declaración en la primera sesión del juicio, la acusada aseguró que "en ningún momento" le quiso matar, que sólo intentó defenderse, y que se arrepentía de lo que pasó, pero que "no era dueña" de sus actos cuando le clavó el cuchillo, porque sentía "tanto miedo, dolor, rabia e impotencia".

La acusada, que dijo que en el momento de los hechos seguía un tratamiento de desintoxicación, aseguró que llevaba viviendo aproximadamente un mes en la casa del fallecido, después de acordar con él el alquiler de una de sus habitaciones a un precio económico, tal y como se anunciaba en una parada de autobús.

El fallecido, según la acusada, era "un señor educado y amable", pero con el paso de los días le "fue perdiendo el respeto" ya que, según dijo, entraba al baño cuando ella se duchaba y se le "insinuaba". Los hechos ocurrieron sobre la medianoche del citado día, cuando el fallecido llegó a la casa y se la encontró viendo la tele.

Según la versión de la acusada, el hombre quitó la televisión y puso una película porno; entonces ella le pidió que la quitara, pero él "se empeñó" en que la vieran juntos. La procesada declaró que intentó irse de la casa, pero que él cerró la puerta con llave y le quitó el móvil, lo que hizo que se asustara ya que además "estaba muy borracho".

Instantes después, continuó, el fallecido se abalanzó sobre ella y empezó a abusar de ella, pero ella lo impidió al tirarle al suelo, aunque luego se levanto y comenzó a rociarla con alcohol y la prendió fuego. "Entonces me volví loca, entré en estado de shock y cogí el cuchillo con el que me había amenazado y fui a defenderme, porque si no él me hubiera matado", declaró la acusada, quien aseguró que después intentó quitarse la vida y se tomó tres cajas de barbitúricos, aunque luego vomitó.

La mujer dijo desconocer la secuencia temporal de los hechos, y cuando se le informó de que habían transcurrido tres días desde que la víctima murió hasta que ella avisó a una vecina, advirtió de que había entrado en un estado de coma tras la ingestión de las pastillas.

Isabel negó haber estado conviviendo con el cadáver y haber echado ambientador para ocultar el olor del cadáver, tal y como sostiene el Ministerio Fiscal en su escrito de conclusiones provisionales. El juicio continuará este martes en la Audiencia de Madrid con la declaración de testigos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios