www.madridiario.es
Servicios municipales pagados a medias

Servicios municipales pagados a medias

lunes 12 de septiembre de 2011, 00:00h
Los municipios de la región llevan años buscando métodos que les permitan ofrecer mejores servicios al menos coste. Ese fue el origen de las mancomunidades y es la causa de que algunas localidades pacten ahora compartir sus instalaciones.
Las fusiones no son fruto de la crisis; algunas de ellas datan de 1981. Es el caso de la Mancomunidad de Recogida y Tratamiento de Basuras, formada por cuatro localidades (Fresnedillas, Colmenar del Arroyo, Navalagamella y Zarzalejo), que decidieron hace 30 años compartir la recogida, el tratamiento o el transporte de basuras; la limpieza de calles; y los contenedores y la maquinaria necesaria para ello. Y de esta forma optimizar recursos. "Es imposible que alguno de estos municipios pueda pagar solo todos estos servicios", explica la presidenta de esta asociación y alcaldesa de Navalagamella, Laura Blázquez.

Gracias a esta unión, los cuatro municipios mancomunados pueden ofrecer a sus vecinos el servicio de limpieza "que se merecen", sin grandes costes. Estas localidades, situadas en la Sierra Oeste de Madrid, suman alrededor de 7.000 habitantes y reciben una subvención de la Comunidad de Madrid para poder sufragar los gastos que les supone el mantenimiento del camión de la basura y del vehículo de la poda que comparten, así como el sueldo del operario encargado de realizar el servicio.

Al igual que esta mancomunidad, existen otras 53 registradas en la Comunidad de Madrid, aunque algunas de ellas han dejado ya de funcionar. Entre las más habituales destacan las que comparten servicios sociales. En concreto, existe una en la Sierra Norte de Madrid de la que forman parte los 42 municipios de la zona, creada tan solo para atender esta necesidad. La presidenta de esta mancomunidad y primer edil de Canencia, Mercedes López, asegura que sin esta unión "no sería posible ofrecer la ayuda a los dependientes, ni prestar cualquier servicio de atención primaria. Una solo localidad no puede costear todos los gastos que esto supone".

Un equipo de trabajadores sociales y administrativos, formado por 25 personas y dividido en cuatro unidades de trabajo (ubicadas en Rascafría, Bustarviejo, Buitrago y Torrelaguna), visita cada semana los diferentes municipios que conforman esta mancomunidad, que abarca alrededor de 28.000 habitantes y que está formada por localidades de distintos partidos políticos. Un hecho que no supone problema alguno. "Llevamos más de 20 años trabajando juntos y nunca hemos tenido ninguna disputa. Todas las decisiones se toman por unanimidad", aclara López.

Varios servicios
En la Comunidad de Madrid existen también otras localidades que han decidido compartir más de un servicio. Hasta el punto de que la Mancomunidad de Servicios del Suroeste de Madrid realiza 22 prestaciones distintas. Las ocho localidades (Arroyomolinos, Batres, Cubas de la Sagra, Griñón, Moraleja de Enmedio, Serranillos del Valle, Torrejón de la Calzada y Torrejón de Velasco) comparten servicios sociales, un programa de educación de personas adultas, el control de la calidad del agua de consumo humano, la limpieza y el desatranco del alcantarillado y todos los servicios relacionados con el consumo.

"El objetivo es prestar los mejores servicios a los habitantes de todos estos municipios y a su vez facilitar la consecución de estos, que de otra forma no sería posible", explica el alcalde de Moraleja de Enmedio y presidente de esta agrupación, Carlos Alberto Estrada, quien asegura que este acuerdo "más que un ahorro es una fusión", ya que pueden contar con unos servicios que de otra forma no serían posibles. Esta mancomunidad trabaja de forma conjunta desde 1980 y agrupa a más de 56.000 habitantes.

Nuevo método de ahorro
Pero las mancomunidades no son la única solución. Con la crisis, han aparecido nuevas fórmula. La última, una iniciativa del alcalde de Brunete, Borja Gutiérrez, para crear un 'macromunicipio' junto a los de Quijorna y Sevilla la Nueva. Una fusión en la que estas localidades van a compartir las instalaciones culturales y deportivas, sin coste adicional para los vecinos. Es decir, que cualquier habitante empadronado en uno de estos municipios podrá disfrutar de cualquiera de las instalaciones de estas tres localidades sin incremento de precio. "De esta forma se amplía el abanico de posibilidades", aclara el primer edil brunetense.

Más adelante, tienen previsto poner en marcha una segunda fase de este proyecto que incluiría los servicios básicos, como la luz y la limpieza. "No es lo mismo que negocie un único municipio, que lo hagamos los tres a la vez", comenta Gutiérrez, convencido que esta unión les permitirá ahorrar, a medio plazo, un 40 por ciento del coste que les supondría a cada uno de ellos de forma particular. Un acuerdo que según el alcalde de Brunete "podría ser una solución para que muchos ayuntamientos puedan afrontar esta dura crisis".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios