www.madridiario.es
El empleo veraniego deja atrás las caídas de los últimos años, pero no crece como antes de la crisis

El empleo veraniego deja atrás las caídas de los últimos años, pero no crece como antes de la crisis

Por David Canellada
miércoles 27 de julio de 2011, 00:00h
La crisis aprieta. Y ahoga. Incluso el verano, tradicionalmente un oasis en el desierto del paro, ha dejado de ser la tabla de salvación que permitía a miles de madrileños mantenerse a flote. Pero eso era antes. Antes de la omnipresente crisis.
Entonces, la cosecha estival dejaba cerca de 6.000 empleos en Madrid. En los últimos años, sin embargo, el ritmo de creación de estos empleos veraniegos no ha dejado de bajar. Sólo el año pasado, según los datos facilitados por la Secretaría de Empleo y Formación de UGT, el sector de hostelería registró casi 5.000 contratos menos en julio que en el mes anterior.

Lo mismo ocurrió en los dos veranos anteriores. Un informe de la empresa de trabajo temporal Adecco revela que el empleo veraniego cayó hasta un 30 por ciento durante los años 2008 y 2009. Las previsiones para este año, sin embargo, son ligeramente más optimistas. No es que haya brotes verdes, pero la responsable de selección de Adecco Madrid, Nuria Esparza, cree que este verano el empleo crecerá en torno a un 5 por ciento. "Es un dato mejor que el del año pasado y, por supuesto, mejor que los de los años 2008 y 2009, cuando el mercado registraba fuertes caídas".

Los datos del mes de junio, de momento, le dan la razón. Más de 6.000 personas consiguieron dejar atrás las listas del paro durante ese mes, lo que supuso el mayor descenso del desempleo en la Comunidad desde el año 2006.

Ese optimismo, sin embargo, no encuentra eco en las previsiones de los dos sindicatos mayoritarios. La secretaria de empleo de CC OO en Madrid, Mari Cruz Elvira, está convencida de que las condiciones económicas en la Comunidad no han cambiado lo suficiente "como para que se pueda crear empleo".

Su homóloga en UGT, Nuria Albert, coincide con ella. "Los meses de verano no son los mejores para contratar en Madrid", subraya. "La gente hace turismo en otras épocas y en verano busca más las playas". El año pasado, de hecho, la contratación en la hostelería y el comercio cayó en los meses de julio y agosto, y sólo mostró una leve mejoría en el mes de septiembre.

A pesar de todo, el informe de Adecco revela que las mejores ofertas de trabajo para este verano estarán relacionadas con estos dos sectores. En concreto, los puestos más demandados serán los clásicos del verano: cocinero, camarero, recepcionista de hotel con idiomas, agentes de viaje, guías turísticos, animadores socioculturales o monitores de ocio y tiempo libre.

A estos hay que sumar los aeropuertos o los 'call center', que para estos días necesitarán mozos que carguen las maletas, personal para facturación, recepcionistas para las empresas de alquiler de coches, comerciales o coordinadores para los centros de atención telefónica.

Pero la omnipresente crisis no sólo ha disminuido las posibilidades de encontrar un empleo. Sólo en Madrid hay casi 470.000 parados y más de 150.000 personas que sobreviven sin ningún tipo de ingresos o ayudas, y eso ha provocado una profunda cirugía en el perfil de quienes buscan trabajo en estos meses. Parados de larga duración, amas de casa, inmigrantes, jóvenes hiperformados o mayores de 45 años tratan ahora de hacerse un hueco en un terreno tradicionalmente reservado para jóvenes y estudiantes.

"Ahora hay mucha gente que viene de la construcción y que busca en el sector servicios porque se requiere un bajo nivel de cualificación", apunta Nuria Albert. Y eso, denuncian los sindicatos, ha abierto las puertas a que estos empleos sean cada vez de peor calidad. "El drama es que los trabajadores están aceptando cada vez peores condiciones y salarios más bajos porque hay un ejército de parados y el empresario está aprovechando esas 'oportunidades' mal entendidas que le está dando la crisis", lamenta Mari Cruz Elvira desde CC OO.

"Estamos hablando de trabajos en los que se paga poco dinero y se trabajan muchas horas, con contratos temporales y, generalmente, con trabajadores poco cualificados", sentencia Albert. Una ecuación que, a juicio de los sindicatos, no sirve ni como parche para tratar de frenar la hemorragia del paro. "El empleo estacional, por definición, es precario", prosigue la responsable de empleo de UGT. "Madrid tiene características como para que la actividad turística y comercial sea estable y, por tanto, genere empleo estable".

Ese es el objetivo que, para CCOO, deben perseguir las propias empresas. "Los empresarios olvidan que, cuanto peores sean las condiciones de sus trabajadores, sus negocios van a ser menos competitivos", subraya Elvira. "Además, mientras sigamos con este modelo productivo de bajos salarios no vamos a crecer y sólo vamos a asistir al cierre de más empresas". Son los efectos colaterales de la crisis, que sigue destruyendo empleo y, con él, esperanzas e ilusiones. Pero no sólo eso. También ha convertido el oasis del empleo veraniego en un espejismo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios