www.madridiario.es
Acoja a un niño, haga realidad su derecho a vivir en familia

Acoja a un niño, haga realidad su derecho a vivir en familia

viernes 20 de mayo de 2011, 00:00h
El acogimiento familiar consiste en algo tan sencillo, y a la vez tan necesario, como que un niño pueda vivir en el seno de una familia y tener un hogar. Esto es algo que la mayor parte de la sociedad da por descontado y la realidad es que en muchas ocasiones no es así. Las cifras hablan por si solas. Actualmente se encuentran bajo la protección de la Comunidad de Madrid más de 4.500 niños, adolescentes y jóvenes menores de edad que, por diversas circunstancias, no pueden vivir con sus padres.

Sin embargo, para cualquier niño resulta fundamental poder crecer en familia, en un ambiente de felicidad y comprensión que le aporte la estabilidad, la atención y el cariño que tanto necesitamos durante los primeros años de nuestra vida.

Por ello, desde hace años, en la Comunidad de Madrid venimos apostando por el programa de acogimiento familiar de menores, gracias al cual, y a la generosidad de muchas familias madrileñas, a día de hoy más del 60% de los menores protegidos por nuestra Comunidad convive ya con una familia acogedora.

No es sinónimo de adopción
Es importante tener en cuenta que, a pesar de que el acogimiento familiar y la adopción son figuras jurídicas vinculadas a menores que se encuentran en una situación de desamparo, existen múltiples y significativas diferencias entre ambas, por lo que resulta preciso tenerlas en cuenta a fin de comprender la naturaleza, la magnitud y las implicaciones de cada uno de estos conceptos.

Es normal que a las personas que no estén directamente relacionadas y familiarizadas con estos términos les surjan determinadas dudas. Si acojo a un niño, ¿más tarde lo voy a poder adoptar?; ¿qué implicaciones legales tiene cada figura?; Si acogemos un niño, ¿cuánto tiempo estará con nosotros? Éstas son sólo algunas de las preguntas que se hacen muchos madrileños cuando surge este tema.

Lo que hay que tener claro es que, a diferencia de la adopción, el acogimiento familiar no nos convierte en padres del niño que acogemos. Destacaría principalmente tres diferencias básicas. El acogimiento familiar es solo temporal; durante su vigencia y salvo excepciones, el menor sigue manteniendo contacto directo y periódico con su propia familia, y se trabaja con ésta; y lo que es más importante, no implica cambios en su filiación. Por el contrario, la adopción tiene un carácter permanente y es irrevocable; supone la extinción de los vínculos personales entre el menor y su familia biológica; y su filiación se ve modificada al extinguirse los vínculos jurídicos con sus padres biológicos.

En definitiva, estamos hablando de conceptos muy distintos, por lo que aquellas personas que tengan claro que lo que desean es ser padres han de ofrecerse para la adopción de un menor, mientras que aquellos madrileños que consideren que pueden brindar a un niño la oportunidad de vivir en el seno de su familia y tener un hogar hasta que puedan volver con sus padres, pueden ofrecerse para acoger a un menor.

La Comunidad de Madrid fue pionera
En noviembre de 2010, y tras varios meses de estudio y análisis, el Senado publicó un conjunto conclusiones en torno a la figura de la adopción y otros temas afines. Esta Cámara incide en la necesidad de que desde las comunidades autónomas se promueva el acogimiento familiar de los menores protegidos y se desarrolle la figura del acogimiento de urgencia.

Eso es exactamente lo que venimos haciendo desde hace varios años en la Comunidad de Madrid. No solo centramos todos nuestros esfuerzos en seguir desarrollando con éxito el programa de acogimiento familiar de la Comunidad sino que, además, hemos seguido avanzando  y hemos puesto en marcha diversas y pioneras iniciativas en este ámbito. Me estoy refiriendo en concreto a dos programas de reciente creación: el programa de vacaciones en familia y el de acogimiento de urgencia.

El programa de vacaciones en familia se creó en 2008 y desde entonces más de un centenar de menores que viven en las residencias de protección de nuestra región han podido disfrutar de sus vacaciones estivales con una familia que los acoge durante ese periodo. Sin lugar a dudas, ésta ha sido una iniciativa magnífica porque no sólo beneficia directamente a los menores sino que también permite que las familias madrileñas puedan acoger a un menor durante un periodo de tiempo concreto y valorar así la posibilidad de extender su ofrecimiento a un acogimiento familiar común.

Por otro lado, a mediados del 2009 el Gobierno regional también puso en marcha una iniciativa novedosa en nuestro país y enormemente ambiciosa: el acogimiento de urgencia. Gracias a este programa remunerado estamos evitando que niños muy pequeños pasen por centros de acogida mientras se instruye su expediente y se adopta una medida de protección o se acuerda la vuelta con su familia. Me estoy refiriendo a niños que generalmente tienen menos de tres años y que, por tanto, precisan cuidados y atenciones especiales. Y sinceramente, los resultados están siendo magníficos.

Puedo asegurar que el bienestar de los menores es una de las grandes prioridades del Gobierno regional y por ello seguiremos trabajando día tras día para proporcionar a cada uno de ellos la alternativa más adecuada que permita favorecer su desarrollo.

¿Cómo apoya la Comunidad de Madrid el acogimiento?
La Comunidad de Madrid pone a disposición de las familias acogedoras múltiples recursos de apoyo al acogimiento. Se trata de recursos de diversa naturaleza que inciden de forma directa en su vida cotidiana.

Entre otras cuestiones, destacaría la existencia de apoyos económicos, como son las deducciones fiscales en el IRPF; la percepción de ayudas económicas de hasta 5.000 euros anuales; el acceso a becas de comedor escolar; o el abono de gastos extraordinarios como son los odontológicos, los ortopédicos, o los aparatos ópticos que pudieran necesitar los menores entre otros posibles.

Junto a estos apoyos económicos el gobierno regional también pone a disposición de los acogedores otro tipo de instrumentos, como son los de naturaleza psicopedagógica y psicoterapéutica; facilidades en materia de escolarización y en la admisión a escuelas infantiles; tener en cuenta a los menores acogidos a efectos del cómputo de familia numerosa; llevar a cabo su seguimiento; gestionar cuando sea oportuno los trámites necesarios para poder materializar las visitas del menor con su familia biológica en un punto de encuentro familiar, o simplemente informar a las familias acerca del desarrollo de actividades de ocio entre otras cuestiones.

¿Cómo obtener más información?


Si algún lector deseara obtener más información acerca del Programa de Acogimiento Familiar de la Comunidad de Madrid, puede dirigirse al Instituto  Madrileño de Menor y la Familia de la Consejería de Familia y Asuntos Sociales, órgano competente en materia de protección de menores en la región, situado en la C/ Gran Vía nº 14 de Madrid o consultar la página web www.madrid.org

Asimismo el número de información y petición de cita para acudir a una reunión informativa es el 902 02 44 99 pudiendo contactar igualmente mediante correo electrónico en la siguiente dirección acogimientos.familiares@madrid.org .

Desde la Comunidad de Madrid trabajamos día tras día para lograr el bienestar de todos los menores protegidos. Les puedo asegurar que seguiremos impulsando con ilusión y dedicación nuestro programa de acogimiento familiar de menores. Un programa enormemente gratificante para todos los que participamos en su desarrollo. Por ello, invito a todas las familias madrileñas a que se informen y conozcan este proyecto porque sin lugar a dudas, el derecho de todo niño a vivir en familia es un compromiso que entre todos podemos hacer realidad.

Paloma Martín Martín es directora gerente del Instituto Madrileño del Menor y la Familia
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios