www.madridiario.es
El despertar de Braille

El despertar de Braille

Por Celia G. Naranjo
miércoles 22 de diciembre de 2010, 00:00h
Si Louis Braille se levantara de la tumba, jamás averiguaría por sí mismo que Rousseau, Voltaire y Pierre y Marie Curie yacen a su lado. El profesor francés, que con su sistema de puntos en relieve regaló el placer inmenso de la lectura a todas las generaciones venideras de invidentes, es el único de todo el Panteón de París cuya tumba incluye una inscripción en braille. Como si a los ciegos no les interesara nada más que los asuntos que los afectan de lleno.

Por desgracia, este tipo de bromas de mal gusto no ocurren solo en Francia. Aquí, en Madrid, aún resulta fácil encontrarse con adaptaciones parciales de lugares o edificios 'sensibles', como centros de día u hospitales, a los que resulta casi imposible llegar sin ayuda desde cualquier otro punto de la ciudad si se tienen problemas de movilidad.

Claro que por algún sitio hay que empezar, pero a veces una tiene la incómoda sensación de que algunos de los pasos hacia la accesibilidad se dan a la carrera para tapar la boca al colectivo antes de que se queje. La igualdad empieza por ser conscientes de que sus demandas y necesidades no se reducen a los problemas que los afectan. Eso sería tanto como decir que a las mujeres solo les interesa la literatura escrita por ellas mismas por el mero hecho de serlo, o dar por sentado que un informático jamás leerá una novela histórica, y mucho menos impresa en papel.

Una cosa es ser diferente en algún aspecto y otra estar tan miope como para ocuparse solo de los asuntos particulares. Solo si entendemos esto podremos llegar a entender y respetar a los demás. ¿Qué tal si empezamos en 2011?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios