www.madridiario.es
Alcalá, contra la prostitución y la mendicidad

Alcalá, contra la prostitución y la mendicidad

Por MDO
lunes 25 de octubre de 2010, 00:00h
Ya ha entrado en vigor la nueva ordenanza de convivencia en Alcalá de Henares, que contempla sanciones económicas para quieren ejerzan la prostitución y para quienes paguen por este servicio, siempre y cuando se encuentren a menos de 200 metros de zonas residenciales o de actividad económica. Además, la nueva normativa intentará erradicar la mendicidad con sanciones que, según el consistorio, buscan evitar el acoso a los viandantes y la explotación de menores.
Estos son los dos aspectos más llamativos de la nueva ordenanza de convivencia de Alcalá que ha comenzado a aplicarse este lunes con diferentes perspectivas desde el ejecutivo local y desde la oposición. Mientras que PSOE e IU entienden que las normas y sanciones de la ordenanza tendrán difícil aplicación por parte de la Policía Local, desde el gobierno municipal entienden que la nueva ordenanza dota precisamente a los agentes de una serie de textos legales con los que actuar ante determinados actos incívicos. Además, el consistorio ha anunciado que durante el primer mes de aplicación de la norma ser hará más hincapié en la información en la sanción.

En el texto se establece la potestad de los agentes municipales para persuadir a prostitutas y clientes de que abandonen sus negociaciones o prácticas, ya sea en la calle o dentro de algún vehículo, siempre y cuando se encuentren a menos de 200 metros de zonas residenciales o de actividad económica, lo que incluye también los polígonos industriales. Si a pesar de las indicaciones de los agentes se mantiene la actividad, los clientes y las prostitutas podrán ser sancionados con multas que van desde los 300 a los 1.500 euros. Asimismo, a las prostitutas se les ofrecerá la posibilidad de acogerse a planes sociales para que abandonen el ejercicio de la prostitución.

La ordenanza contempla también un endurecimiento de las sanciones para grafiteros, para aquellos que coloquen carteles en la vía pública y especialmente aquellos que contengan mensajes ofensivos y discriminatorios, y también para los dueños de mascotas que no recojan las deposiciones de los animales. Finalmente, otro de los puntos polémicos de la norma es la prohibición de que los vecinos cuelguen su ropa a secar en las fachadas de los edificios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios