www.madridiario.es
Una noche en la ópera con Los Planetas

Una noche en la ópera con Los Planetas

Por Carmen M. Gutiérrez
sábado 16 de octubre de 2010, 00:00h
Los Planetas llenaron este viernes La Riviera en un concierto en el que presentaron su último disco, 'Una ópera egipcia', y en el que no faltaron los grandes éxitos de su primera época.
Siempre se espera mucho de un concierto de Los Planetas, a la vez que no se pierde el miedo a que sea un desastre. Este viernes tocó la cal, la parte buena, y el público que fue a verles a La Riviera lo agradeció, al menos al final de la actuación. No se tienen muchas oportunidades de verlos en la capital y a estas alturas sus conciertos son como un consejo de ministros para esos señores con cartera; nunca se sabe cuál va a ser el último.

Primero era el turno de Los Punsetes, teloneros del concierto. Les hacía mucha ilusión tocar con Los Planetas, aunque como es habitual no dijeran nada sobre el escenario, salvo dar las gracias al final. El grupo madrileño, cada vez más solvente, acostumbrado a un público fiel y pequeño se vio rodeado de un auditorio de 2.500 personas, de las que buena parte no conocía sus discos. Aun así, al llegar a las canciones más conocidas ('Dos policías', 'Maricas' o 'Tus amigos') la cosa funcionó.

Hace una década

De menos a más. Del último disco al más antiguo. Así fueron desgranando Los Planetas sus temas más potentes hasta hacer sentir a los asistentes -a ojo, treinta y pocos años de edad media- que volvían a ser adolescentes o, por lo menos, envolverlos en la nostalgia al recordar los amores, las fiestas y la despreocupación de hace una década.

Para abrir el concierto, Los Planetas cogieron 'La llave del oro', la primera canción del disco que presentaban, 'Una ópera egipcia'. Una introducción instrumental que daba paso a lo que después descubriríamos que era la primera mitad del concierto, dedicada a esa suerte de indie flamenco que ha marcado los últimos discos de la banda granadina.

Solo después de casi una hora sonó la primera canción pop, 'Reunión en la cumbre' y el público pasó de la contemplación descreída de sus últimos éxitos 'Soy un pobre granaíno' o 'El romance de Juan de Osuna' a empezar a vibrar y a reconciliarse con ellos. Pero era prácticamente el último tema antes de retirarse a los camerinos y el que no supiera por otros conciertos que quedaba una segunda mitad se tuvo que quedar con cara de circunstancias. 

Y Ariadna sonrió
La hora restante se resumió en tres bises -el último después de empezar a recoger los instrumentos-, a cada cual más celebrado por el público. Comenzaron con 'La caja del diablo' y terminaron con 'De Viaje'. Entremedias, una selección de las canciones con las que se ganaron el corazón de casi toda una generación: 'Santos que yo te pinte', 'Segundo premio', 'Un buen día' o 'David y Claudia'.

Los Planetas contaron en dos canciones con la colaboración nada estelar de Guille de Ellos, al que no le se oía; y de Ariadna de Los Punsetes. La cantante del grupo madrileño sustituyó a La Bien Querida para interpretar 'No sé cómo te atreves' y, probablemente, fue la primera vez que la hierática 'Punseta', de frac rosa en esta ocasión, sonrió sobre un escenario.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios