www.madridiario.es
La Gran Vía de los hoteles

La Gran Vía de los hoteles

Por Enrique Villalba
viernes 10 de septiembre de 2010, 00:00h
Comerciantes y hoteleros señalan el importante incremento del número de hoteles en la Gran Vía. Su posición privilegiada y entorno cultural, de ocio y de compras es el principal reclamo para los visitantes.
Los cien años de la Gran Vía han visto nacer y morir modas y maneras de vivir el centro de la ciudad. El teatro fue el primer rey de la calle, a la que convirtió en un pequeño Broadway. Luego vino la etapa dorada del cine, con sus estrenos y estrellas. Madrid se veía fotograma a fotograma. A mediados de los años 90 del siglo pasado comenzó el declive de estas salas míticas por la pujanza de los multicines de los centros comerciales. Fue la moda la que fagocitó el ocaso del séptimo arte en esta calle. Las firmas masivas y de primer nivel cortaban la calle bajo un nuevo patrón. Los pocos cines que quedaban se reconvertían en teatros de musical, espectáculo en vivo no pirateable, e incluso en salas de música clásica.

Pero ha habido un invitado silencioso que ha ido ocupando numerosos edificios de la arteria centenaria, aprovechando la ubicación, y la oferta de cultural, de ocio y compras. Son los hoteles. Según explicó a Madridiario el presidente de la asociación de comerciantes de Gran Vía, Florencio Delgado, "casi se han duplicado en los últimos 10 ó 15 años. Han cambiado la fisonomía de la calle, pasando de ser el lugar al que ir a ser el lugar desde el que planear una visita por la ciudad".

Suben los 4 estrellas
En estos momentos existen 13 hoteles en la propia calle (6 más en el ámbito), 23 hostales y 8 pensiones, según datos del Patronato de Turismo de Madrid. Esto representa 4.213 plazas de hospedaje. Mientras que los hostales y las pensiones están muy consolidados, 6 de los hoteles tienen 15 o menos años y representan 1.459 plazas de las 3.337 que posee actualmente la calle. Es decir, un 43,72 por ciento. Todos estos nuevos establecimientos son de cuatro estrellas e incluyen entre sus ofertas spa, centros de belleza y otros acicates que no encuentran en la propia Gran Vía. Representan el 63,16 por ciento de la capacidad del sector en este nivel de calidad hotelera. El cambio ha ampliado el perfil del huesped de Gran Vía a uno con mayor capacidad adquisitiva y, por extensión, de gasto.

Jesús Gatell, presidente de la asociación empresarial hotelera de Madrid, afirma también que la oferta se ha incrementado de manera notable. Explica que el usuario cambia dependiendo de la zona de la ciudad donde se hospede. "No es lo mismo el viajero congresual que duerme cerca de Ifema que el que está de paso en el aeropuerto que los que están en el Paseo del Prado. En Gran Vía hay una mezcla perfecta de turismo nacional e internacional, aunque este último es mayoritario. La oferta familiar y de ocio es la más importante". Y concluye: "Es un eje central de la ciudad y un punto equidistante de otras centralidades de ocio y cultura -añade Gatell-. Tiene las principales tiendas, los espectáculos más modernos y zonas de copas. Su arquitectura es una referencia, los museos y Sol están a un paseo. Es una de las calles más atractivas de la ciudad".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios