www.madridiario.es
El debate que no existió

El debate que no existió

Por Rafael Martínez-Simancas
martes 24 de agosto de 2010, 00:00h
Ese debate que, de manera bastante ingenua, propone Tomás Gómez a Trinidad Jiménez y que ella rechaza, no va a existir porque Trinidad es la candidata de Ferraz y las órdenes del 'ser superior' no se discuten, se acatan. A Gómez le queda una resistencia numantina y algo penosa en tanto algunos de los que él apoyó con entusiasmo, caso de David Lucas en el Ayuntamiento de Madrid, se han pasado al enemigo con la banda de música. En su conciencia quede.

El PSOE lo puede vender de muchas maneras, menos que se trata de una 'fiesta para la democracia', porque es un acto cainita de paracaidismo bien conocido en la región. Lo demás: marear la perdiz. El debate no lo deben tener entre ellos, puesto que representan la misma opción política, sino con el PP, o con IU, a la que desprecian olímpicamente en todas sus comparecencias, como si llegado el caso no les hiciera falta tocar la puerta de Gregorio Gordo.

Aquí el debate está en saber cuántos asaltos aguantará Tomás Gómez el ataque de la cúpula socialista, que se ha vuelto a pasar al PSM por ahí mismo, sin piedad, sin anestesia y sin respetar tiempos ni trabajos. A partir de ese momento, lo suyo es que quien gane obtenga apoyos suficientes y sea capaz de ganar al PP en las urnas, porque en caso contrario este experimento de las primarias por la nuca, a traición y en agosto, les puede hacer un daño irreversible. La política se hace para ganar al rival, no para pelearse con el compañero (para eso ya están las ejecutivas en las que, efectivamente, se “ejecuta” que da gusto).

Trinidad Jiménez ya tiene experiencia en salir de Madrid. Otra cosa es Tomás Gómez, al que han hecho un hombre en 'La Noria', pero han herido como político en este juego cruel.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios