www.madridiario.es
El “chiki chiki“ del PSM

El “chiki chiki“ del PSM

viernes 06 de agosto de 2010, 00:00h
Como la canción que Chikilikuatre hizo famosa en Eurovisión años atrás, el Partido Socialista de Madrid y la dirección federal del PSOE, vulgo Ferraz, se han puesto de acuerdo para formar un dueto con muchas posibilidades de convertirse en la canción del verano. Y eso que es, justamente, lo que pretendían evitar los asesores más cercanos a Rodríguez Zapatero, es lo que tiene toda la pinta de estar a punto de suceder. De momento, desde hace una semana son noticia de apertura de los principales periódicos nacionales. Incluso han conseguido alguna portada. Y eso, con el conflicto abierto en canal y sin perspectivas de una pronta solución.

Tomás Gómez llegó a la dirección del PSM aupado precisamente por esas mentes de Ferraz que ahora han decidido que no es la persona idónea, que no da el perfil o que no ha estado a la altura. Bien es cierto que ha tenido meteduras de pata de elefante, como cuando decidió boicotear los actos institucionales del 2 de mayo y del 11-M, cuando propuso la desaparición del impuesto de Patrimonio -con gran escándalo de muchos compañeros de filas-, o cuando pactó con el vicepresidente regional la solución para Caja Madrid saltándose a la dirección federal de su partido. Pero sigue siendo el presidente regional del PSM, impuesto por la dirección y ratificado después por porcentajes altísimos de la militancia.

Una militancia, la de Madrid, que por cierto está muy quemada de ver cómo, elecciones tras elecciones, desde Ferraz se descuelgan con alguna 'sorpresa' de última hora. Sorpresas que, por lo general, son de vida tan breve como la mariposa efímera, que apenas está unas horas en este mundo. Traducido en términos políticos, han pasado por los cuarteles madrileños capitanes generales que han estado algún año o algunos meses. Y hay incluso quien no ha llegado a recoger su acta de concejal. Por eso, son muchos los que en el PSOE de Madrid reivindican su derecho a equivocarse, a mantener un candidato 'manque pierda', a dejar que un corredor de fondo lo intente, en lugar de ver a un nuevo 'sprinter' con su vistoso traje y sus zapatillas ultramodernas pasar como una exhalación desde la línea de salida para perderse al poco de llegar (tarde) a la meta. ¿Quién, y sobre todo cómo, les va a quitar ese derecho
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios