www.madridiario.es
Santiago, pan y queso en Carabanchel

Santiago, pan y queso en Carabanchel

lunes 26 de julio de 2010, 00:00h
La hermandad de Santiago Apóstol del distrito de Carabanchel repartió este lunes, como es costumbre, el pan y el queso con motivo de las fiestas de su patrón. Madridiario vivió con ellos esta tradición milenaria.
Cuentan los escritos de la época que San Isidro y Santa María de la Cabeza repartieron cierto día su pan y su queso con los necesitados. Fue en Carabanchel, lugar de residencia de la pareja. Desde entonces, y ya han pasado diez siglos, esta costumbre pervive. Cada año, en el último día de la fiesta de Santiago, patrono de Carabanchel, los hermanos abren el hogar parroquial al público y ofrecen un refrigerio. Se entrega en estas fechas porque durante las fiestas se saca de procesión a Santiago e Isidro por las calles del casco histórico del distrito.

Hace décadas, la hermandad tenía muchos afiliados y el reparto de pan y queso, que se realiza solo para los hermanos ("una vez el Ayuntamiento puso en un cartel que se daba pan y queso para todo el mundo y se nos presentó medio barrio", comenta su presidente, José Castellanos), se utilizaba para ayudar a los más necesitados. Últimamente, con la participación de los 231 hermanos que quedan, apenas da para financiar las actividades que realizan a lo largo del año. Aun así, todo el que pasa puede tomarse una limonada y unas patatas fritas, y hasta participar en la rifa de un jamón.

Cominos y anisetes
Este lunes a las siete de la mañana, los hermanos ya estaban cortando el pan. "Se amasa de forma tradicional y con una mezcla que lleva cominos y anisetes, lo que le da un sabor especial. Es conocido en el barrio", comentan algunos de ellos. A las diez comenzó el evento. El párroco de la iglesia anexa, que se estrenó en estas lides porque lleva tan sólo ocho meses en el cargo, dio su bendición y se tomó un poco de pan, del que traía buenas referencias. El concejal del distrito, Carlos Izquierdo, se acercó también a acompañar a los vecinos.

La gente comenzaba a llegar poco a poco. Sin prisa pero sin pausa. Señoras que venían de la compra. Madres con sus niños de vacaciones. Inmigrantes nuevos en el barrio. Una charanga a cargo del Ayuntamiento amenizaba la visita. Alguno que otro recuperaba la color con la sangría, a pesar de que no eran horas para bebidas espirituosas, y la mayoría salía contenta. Eso demuestra que, a pesar de que la gente participe poco, la tradición no se olvida. Ahora falta que los jóvenes recojan el testigo de este tradicional acto solidario.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.