www.madridiario.es

Pedro Sánchez

Sostener el Estado del Bienestar

Sostener el Estado del Bienestar

jueves 17 de junio de 2010, 00:00h
Desde los diferentes gobiernos, ayer con Felipe González hoy con Zapatero, el PSOE ha sido el partido de las grandes y necesarias reformas económicas en España. Todas ellas tenían un único objetivo: crear y fortalecer nuestro Estado del Bienestar. Recordemos que éste se financia con las aportaciones de los trabajadores y de las empresas, luego la condición necesaria es crecer y crear empleo. La condición suficiente es que haya un gobierno sensible al papel del Estado del Bienestar como agente redistribuidor de renta y generador de cohesión social. Ello nos lleva a la diferencia entre la izquierda y la derecha: hoy podemos afirmar que si la derecha hubiera gobernado durante la década de los 80, el Estado del Bienestar tal y como lo conocemos hoy (universalización de la sanidad, educación y pensiones) no existiría. Ahí está su oposición política a la universalización de las pensiones, augurando la quiebra del Estado. El tiempo puso a cada uno en su lugar. Pero hablemos del hoy, del presente, para responder a la pregunta de porqué el Gobierno socialista
plantea las reformas y los ajustes presupuestarios necesarios, y si éstos representan un giro a la política de los socialistas:

(a) El ajuste presupuestario es imprescindible para fortalecer nuestro Estado del Bienestar. Durante la primera fase de la crisis, el Gobierno socialista fue consecuente con el papel que debe jugar el sector público en el rescate de una economía desbocada por desreglada: para ver el esfuerzo intenso hecho en menos de 800 días, nuestra economía pasó de contar en 2007 con superávit presupuestario superior al 1% del PIB a sufrir en 2009 un déficit del 11% del PIB. Hecho el esfuerzo, conviene ahora recuperar la senda de la estabilidad presupuestaria, y los socialistas lo hacemos recortando gasto que no afecta a los pilares de nuestro Estado del Bienestar: educación, sanidad y pensiones (las mínimas y las no contributivas seguirán aumentando, y el resto, en un escenario de inflación baja, cercana al 1%, con una subida de la pensión media el año pasado del 2% no afectará a su poder adquisitivo). Al tiempo que consolidamos el nuevo pilar del Estado del Bienestar, el sistema de la dependencia.

(b) El 50% de nuestro actual déficit proviene de la caída en la recaudación fiscal (impuestos) cuya causa es el pinchazo de la burbuja inmobiliaria: esos ingresos no volverán, y de ahí el que el Gobierno aumente el IVA en dos puntos: para crear un nuevo canal de ingresos públicos que amortigüen la pérdida de ingresos provenientes del boom inmobiliario. La oposición que el PP hace al aumento del IVA es oponerse al fortalecimiento del Estado del Bienestar, puesto que éste se financia con ingresos públicos, y sin estos el Estado del Bienestar sencillamente desaparece.

(c) La reforma laboral ayudará a resolver los dos principales problemas de nuestro mercado laboral: facilitar la contratación y luchar contra la precariedad laboral (el uso abusivo de la contratación temporal) que genera una desprotección insoportable al 30% de los empleados (fundamentalmente jóvenes), y que no ayuda a mejorar la productividad y nuestras posibilidades de crecimiento. Todo ello conservando los derechos laborales de los trabajadores. La propuesta del Gobierno es profunda, centrada, y ayudará a acelerar la creación de empleo en España. Dos ejemplos:

-Acotar las causas y el tiempo de uso del contrato temporal, mejorar la protección del mismo elevando su despido de 8 a 12 días, y crear prestaciones en los contratos de formación para los jóvenes, hoy inexistente, reconociendo la prestación por desempleo y fijando el SMI como sueldo base durante el segundo año de contrato, supone mejorar la protección social y laboral de muchos trabajadores, sobre todo los jóvenes;
-Fomentar el contrato parcial y permitir el ajuste de la jornada laboral, aumenta la flexibilidad interna en la empresa a las circunstancias económicas, y permitirá conservar el empleo cuando no aumentarlo. 

En resumen, lejos de alterar el discurso, la línea y la estrategia del Gobierno socialista sigue siendo la misma de hoy y de ayer: reformar para crecer y sostener con ello nuestro Estado del Bienestar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios