www.madridiario.es
El doctor House

El doctor House

Por Rafael Martínez-Simancas
domingo 23 de mayo de 2010, 00:00h
Ni rastro de aquel “Pepiño” que era el estratega de Ferraz y se peleaba con todo el mundo. Mucho menos queda sombra de aquel rumor que le situaban a la cabeza de los socialistas, primero al Ayuntamiento de Madrid y después a la Comunidad. José Blanco se ha convertido en el valor de futuro que tienen los socialistas una vez que Zapatero haya decidido pegarse un tiro en el pie con el recorte de sueldo de funcionarios y la congelación de las pensiones.
Durán i Lleida, que es un tipo templado y de opinión bastante moderada, recomienda a los socialistas que busquen una alternativa a Zapatero en sus filas. Ahí es dónde emerge con brío la figura de José Blanco que ha sido el primer ministro en llamar a las cosas por su nombre, a la crisis “recorte” y al plan de autovías le ha puesto el sello de “parón”. Con las actuales circunstancias económicas pretender una ampliación del AVE sería una insensatez, (por mucho que le duela a Revilla que amenaza con lanzarse a la política nacional con un solo punto programático: construir el AVE a Cantabria). Y prometer más kilómetros de carreteras sería una completa utopía más que completar la red de autovías.

En Alemania, léase la señora Merkel y asociados que nos miran con lupa, llevan un tiempo dándole vueltas a José Blanco como recambio del presidente Zapatero. Algo que tengo contrastado por dos fuentes, con lo cuál es noticia según los antiguos cánones del Periodismo ya olvidados. Blanco les parece un tipo coherente, de Rajoy se fían poco, le ven con escasas ganas de liderar la remontada española. Rajoy a sus caracoles que son animales de caminar lento.

La virtud de José Blanco es que se ha convertido en el Doctor House se la política española, alguien que llama a las cosas por su nombre y a pesar del coste electoral que tengan. A su favor cuenta con la zancadilla que se ha puesto a sí mismo José Bono al complicar en exceso la explicación de su patrimonio. Así que Bono que iba a caballo, (literal), ha sido adelantado por este gallego al que le gusta ir despacio, comerse las consonantes y cocinar pollo los domingos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios