www.madridiario.es
Alameda de Osuna recuperará su castillo en febrero

Alameda de Osuna recuperará su castillo en febrero

martes 19 de enero de 2010, 00:00h
La rehabilitación del castillo de la Alameda de Osuna, en Barajas, concluirá a finales de febrero, explicó a Madridiario el concejal presidente del distrito, Tomás Serrano.
En la restauración han participado arqueólogos, arquitectos, historiadores y técnicos del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. El Consistorio destinó más de un millón de euros en la anterior legislatura para excavaciones y protección de yacimientos. En 2008 comenzó la fase de recuperación, que ha contado con fondos extraordinarios del Fondo Estatal de Inversión Local (2,14 millones).

El castillo formará parte del eje cultural más importante del Este de la capital. La estructura medieval y los yacimientos cercanos (que se remontan desde el 1.500 antes de Cristo hasta época tardorromana) se incluirá dentro del Plan de Yacimientos Visitables de la Comunidad de Madrid. También se unirá con un pasaje cultural que integrará el Parque romántico del Capricho, el búnker y el nido de ametralladoras de la Guerra Civil del eje noreste del bando republicano, y el mausoleo de los Fernán Núñez.

Bien de Interés Cultural
El Consistorio ha elaborado un Plan Estratégico que compatibilizará las investigaciones arqueológicas con las visitas ciudadanas.  Según el documento del proyecto, al que ha tenido acceso Madridiario, se han protegido las áreas excavadas y restituido los volúmenes originales de los laterales del foso y de la topografía original exterior, la barrera y la liza. Se ha rehabilitado el castillo con elementos propios de la zona y otros nuevos (renovando uno de los muros con piedra caliza procedente de Valladolid), y se ha recuperado entorno degradado o enterrado (el ajardinamiento palaciego, el foso y la Casa del Guarda, por ejemplo).

También se ha señalizado, iluminado y vallado la zona. A nivel administrativo, se ha transformado la parcela en área cultural y se ha incluido en el Inventario de Bienes Culturales de la Comunidad de Madrid. Se han instalado plataformas, paneles y elementos que permitirán la visita pública tanto de los alrededores como del resto del conjunto. Por último, se ha redactado un plan de autoprotección y otro de accesibilidad.

La dote de doña Inés
El castillo de Alameda de Osuna es una de las escasas construcciones medievales que quedan en el municipio, junto al castillo de Viñuelas, y las murallas árabe y cristiana. Dominaba la vista sobre las terrazas que descienden hacia el Jarama. Por las inmediaciones pasaba el camino medieval hacia Alcalá de Henares. Junto a la construcción había una pequeña aldea conocida como 'La Alameda'. En las Relaciones de Felipe II se marcaba como enclave islámico, al igual que Barajas. El rey Juan II entregó como dote ambas villas a Inés de Ayala y a Ruiz Sanz de Zapata.

Las obras de construcción del castillo comenzaron en 1431 y terminaron en 1476. Francisco Zapata de Cisneros, señor de La Alameda y Conde de Barajas, realizó mejoras en el inmueble en 1575, como la torre del homenaje, las crujías Este y Sur, y la apertura de nuevos vanos. Por sus dependencias pasaron el duque de Alba (1580) y el duque de Osuna (que allí murió en 1622 y fue enterrado en la isla de un lago cercano, propiedad de los Zapata). La condesa de Benavente, esposa de este duque, compró las tierras colindantes.

Zona de guerra
En el siglo XVII la zona se despobló y ya en 1751 el castillo estaba abandonado. En el siglo XIX, se utilizaron materiales del castillo para la construcción del panteón de los Fernán Núñez, herederos del condado de Barajas. La instalación de la vecina quinta de recreo de los Duques de Osuna, llamada 'El Capricho', hizo que la zona pasase a conocerse por la Alameda de Osuna.

Resultó dañado en la Guerra Civil, al estar emplazado en plena zona de guerra y junto a un nido de ametralladoras del ejército republicano. El 22 de abril de 1949 fue declarado protegido por la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. Durante los años 1986 y 1988, el Servicio de Arqueología de la Dirección General de Patrimonio Mueble y Arqueológico de la Comunidad de Madrid realizaron dos campañas de excavación. La investigación dató la construcción y documentó una superposición bajo el castillo de varios niveles de ocupación, desde el Calcolítico al mundo tardorromano (siglos V-VI después de Cristo). Durante los años 1988 y 1989, el Gobierno regional consolidó las estructuras que quedaban en pie. Posteriormente, se cedió al Ayuntamiento de Madrid, que continuó la labor de recuperación después de años que la estructura fue degradada por el botellón, las pintadas y los desperdicios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.