www.madridiario.es
Así se reeduca a los miembros de las bandas

Así se reeduca a los miembros de las bandas

Por Celia G. Naranjo
domingo 27 de diciembre de 2009, 00:00h
La reinserción de los menores infractores que pertenecen a bandas organizadas es una tarea muy complicada. La Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor (ARRMI), dependiente de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior, tiene encomendada la misión de reeducar lo mejor posible a estos jóvenes. Así realiza su trabajo.
Lograr que abandonen las bandas. Ese es el objetivo de los profesionales que se encargan de reeducar y reinsertar a los menores que delinquen en el seno de las bandas latinas.

Se trata de hechos que generan gran alarma social —como la muerte de un miembro de los Dominican Don’t Play a manos de un jefe ‘Trinitario’ en los bajos de Azca hace varios meses— y contra los que se ha desencadenado desde hace varios años una ofensiva policial, que dio uno de sus mejores frutos hace pocas semanas, cuando se logró ‘descabezar’ a los Dominican Don’t Play en Madrid en una operación que se saldó con cuarenta detenidos. De ellos, seis eran menores.

Cuando los jueces imponen medidas judiciales a los menores de edad que han cometido delitos en el ámbito de estas bandas, estos van a parar a centros de internamiento —en el caso de los delitos más graves— o cumplen medidas en régimen abierto, como la libertad vigilada. Es entonces cuando entran en acción los profesionales de la ARRMI, cuya misión consiste en conseguir que estos chicos abandonen estas organizaciones delictivas.

“El proceso no resulta nada fácil, pues estos chicos identifican la banda como su propia familia”, explica la directora gerente de la ARRMI, Carmen Balfagón. Por eso, y a pesar de que no suelen dar “demasiados problemas” en el centro, sí que suelen mantenerse firmes en una cosa: no van a abandonar la banda. “Son tranquilos, suelen aceptar sin problemas las normas de convivencia en los centros y no suelen tener conflictos ni con los trabajadores ni con los compañeros, pero casi todos tienen la determinación de continuar ligados a las bandas cuando terminen de cumplir la medida”, añade Balfagón.

Una difícil tarea
Reinsertar a estos jóvenes resulta, por tanto, una tarea ardua, y más, según señala Balfagón, cuando “en muchos casos son nuestros trabajadores los que descubren durante la intervención que estos chicos pertenecen a bandas”. La directora de la ARRMI reclama al Ministerio del Interior, que cuenta con agentes especializados en la materia y tiene ‘fichados’ a muchos de los miembros de estas organizaciones, que comparta esta información con la Agencia, pues ello “facilitaría mucho el trabajo, incluso para ellos, que también podrían recibir información de la ARRMI relevante para sus investigaciones”.

“Resulta penoso que no tengamos acceso a esos datos cuando debemos realizar una labor especializada con estos jóvenes y además tomar determinadas medidas, como no juntar en el mismo centro a miembros de una misma banda o a dos que pertenezcan a organizaciones rivales”, apuntó Balfagón.

Para especializar al máximo la labor de reeducación de estos jóvenes, la ARRMI cuenta con la ayuda del experto Pedro Gallego y ha organizado numerosos cursos de formación para que sus trabajadores estén plenamente capacitados para afrontar esta tarea. Todo para lograr que estos jóvenes, que muestran fidelidad inquebrantable a estas organizaciones que en ocasiones los llevan a delinquir, puedan emprender una nueva vida cuando terminen de cumplir su medida judicial.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios