www.madridiario.es
Nuevo radar en la AP-6 de Guadarrama

Nuevo radar en la AP-6 de Guadarrama

domingo 09 de agosto de 2009, 00:00h
Este lunes empieza a funcionar un nuevo radar fijo para el control de la velocidad en la AP-6 situado en las inmediaciones del túnel de Guadarrama, un tramo peligroso de la autopista que une Madrid con La Coruña, informó la Dirección General de Tráfico (DGT).
En concreto, el radar se ubica en el kilómetro 53 de la AP-6, en los carriles de sentido a Madrid en donde existe una limitación de 100 km/h. El objetivo de este radar es reducir el exceso de velocidad y con ello el riesgo de que se produzcan accidentes en este tramo de especial peligrosidad al tratarse de un túnel, espacio en el que hay que extremar las medidas de seguridad.

Este nuevo radar, como todos los demás ya existentes, está señalizados en paneles luminosos y con señal vertical fija, a través de los cuales se informa al conductor de la existencia de dicho  control.

La Ley de Seguridad Vial y el Reglamento General de la Circulación (artículos 48 a 54), fija la normativa aplicable a los límites genéricos y específicos de velocidad. El incumplimiento de estas normas está tipificado como infracción grave o muy grave, sancionadas con multas de 90 a 600 euros y la pérdida de entre 2 y 6 puntos dependiendo del exceso de velocidad cometido.

Además, el artículo 379 del Código Penal tipifica como delito los grandes excesos de velocidad y estipula que "el que condujere un vehículo de motor o un ciclomotor a velocidad superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años".

Medida "buena y apropiada"
El director de la asesoría jurídica del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), Eugenio de Dobrynine, aseguró este lunes que la instalación de estos mecanismos son una medida "buena y apropiada" que aún está "en pruebas". Sin embargo, insistió en la necesidad de controlar la velocidad en los tramos de carretera que tienen un índice de peligrosidad "muy elevado", como las vías de doble sentido.

"No es que no estemos de acuerdo con la instalación de estos radares pero se deberían destinar más recursos a incrementar los controles de velocidad con un mayor número de vehículos de radar móvil en vías secundarias", recalcó.

Contrariamente, el presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, afirmó que no comparte la ubicación del nuevo radar, ya que según ha explicado "ese kilómetro no está calificado como punto negro". Asimismo, espera que no se utilice como un elemento puramente recaudatorio.

Radares en tramos homogéneos
Arnaldo también explicó que los nuevos controles de velocidad media por tramos que prevé instalar la Dirección General de Tráfico (DGT) sólo serán válidos "siempre y cuando sean tramos homogéneos", puesto que en caso contrario "de nada sirve sacar las medias".

Por otro lado, el presidente de AEA señaló sobre la ubicación de estos nuevos controles, que donde realmente son necesarios es en "la red secundaria". A su juicio, ahí es donde se concentra el mayor número de accidentes.

Desde AEA reconocieron que "es indudable que la velocidad es un factor de riesgo" en la conducción. Sin embargo, señalaron que es la "velocidad inadecuada" en cada momento, según variables climatológicas y de visibilidad, la principal causante de los accidentes de tráfico. Por tanto, es "esta velocidad inadecuada" lo que debería perseguir la DGT, y no simplemente el exceso de velocidad genérico para cada vía.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios