www.madridiario.es
Cuando lo obvio agita

Cuando lo obvio agita

sábado 13 de junio de 2009, 00:00h
El resultado electoral que los socialistas madrileños obtuvieron en los pasados comicios europeos, malo de solemnidad, provocó en un primer momento un efecto en su secretario general, Tomás Gómez, muy parecido al que se sufre cuando un coche, en plena conducción, pone las luces largas y nos deslumbra.

Nada más recibir los destellos,  la visión se hace más grande pero se queda sin identificar la realidad. Gómez dijo al día siguiente del 7-J, deslumbrado por la victoria del PP a nivel nacional y por el triunfo arrollador de los populares de Esperanza Aguirre, que eran comicios europeos y que se veía claramente una tendencia de pérdida de la mayoría absoluta del PP de Madrid.

Algo falla en la mente del líder del nuevo socialismo cuando las matemáticas no sirven para nada. Si el centro derecha pierde votos, como el vehículo que pierde aceite o gasolina, de los resultados electorales se puede desprender que el PSM está en el chasis, sin motor ni hoja de ruta.

Pasada la resaca electoral, un grupo de diputados socialistas en la Asamblea de Madrid, encabezados por César Giner, entregan un documento, en la reunión semanal del Grupo Socialista, dirigido por Maru Menéndez. El documento constata lo dicho por los votantes madrileños unos días antes y que hay que hacer algo para detener la imparable carrera de los populares de Aguirre.

Los críticos con la situación y con el conformismo de Gómez, exponen en este escrito que el resultado del PSM en las elecciones europeas “no ha sido satisfactorio y marca una tendencia preocupante en nuestra región para nuestro proyecto”. Toda una obviedad que podría ser suscrita por la gran mayoría  de la militancia socialista, que tampoco dudaría mucho a la hora de suscribir otra gran obviedad: “Ante ello no cabe la complacencia, la parálisis, ni la crisis, sino una reacción inteligente” del PSM. Este grupo de parlamentarios pide una reflexión interna sobre por qué resultan tan poco atractivos a los ciudadanos de la Comunidad de Madrid y que se cuente con todos lo que, desde la FSM o el PSM, tienen algo que decir a la hora de diseñar el plan para ganar las elecciones de 2011.

El antecesor de Gómez, Rafael Simancas, ya ha sido incluido en el Comité de Estrategia dirigido por el ex alcalde de Parla, pero los críticos quieren también que se cuente con  otros como Joaquín Leguina o Jaime Lissavetzky, primeros secretarios en otros tiempos no tan lejanos. Esto último no viene en el documento lleno de obviedades y que ha sido acogido no de buenas maneras por la Ejecutiva de Gómez, que ha visto atacada su tranquilidad habitual con la llegada de esta agitación que no se preveía.

Hasta la fecha, los malos pensamientos sobre el nuevo socialismo madrileño se quedaban dentro y no salían al exterior. Cuando lo obvio agita los vientos que mueven el PSM, algo pasa, y cuando cuesta ver la matemática realidad de los datos, es porque el pensamiento, que está congelado,  necesita de agitación. Como su edulcorada interpretación de la derrota electoral del PSM.

Nino Olmeda
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios