www.madridiario.es
Ni humanos, ni sabios, tampoco divinos

Ni humanos, ni sabios, tampoco divinos

jueves 26 de marzo de 2009, 00:00h
Un dicho de siempre recuerda que errar es humano y rectificar, de sabios. Habría que añadir la cita de uno de los grandes  poetas del siglo XVII, Alexander Pope: si equivocarse es humano, perdonar es divino. Estas frases han debido llegar poco a los pabellones auditivos de nuestra clase política, y si han traspasado las partes más sensibles del oído, no han alcanzado el canal que lleva al entendimiento de las cosas que nos rodean. Es difícil recordar un caso en el que algún representante del pueblo -eso dicen que son- ponga de manifiesto que es un ser humano más, que siente, padece, acierta y se equivoca.

No, ellos no yerran,  siempre aciertan y nunca son responsables, políticos, por supuesto, de nada. La culpa siempre es del contrario,  que quiere aprovecharse de los errores no reconocidos por los llamados asimismo políticos responsables para sacar provecho, electoral, evidentemente, pensando en el futuro. Es humano que la ministra de  Defensa, Carmen Chacón, pensase que anunciando a la tropa,  antes que a sus colegas de la OTAN o a sus propios compañeros del Consejo de Ministros,  la retirada unilateral de los militares españoles de Kosovo,  se llevaría el aplauso de la ciudadanía.

Pero al comprobar que ha recibido más leña de la esperada, y no por ser mujer, como ha dejado caer Trinidad Jiménez, que ha recurrido al machismo para condenar a los que han dicho de todo por lo mal que se ha hecho la operación salida de Kosovo, lo humano hubiese sido reconocer que las personas humanas como ella pueden equivocarse. Pero no, los que yerran son los que no tienen derecho a hablar, y menos a criticar, porque nos metieron hasta el cuello en la guerra sucia contra Irak. Al no reconocer que es humana porque no se equivoca como el resto de habitantes del planeta,  el siguiente paso se hace imposible y no tiene posibilidad de plantearse la rectificación, como dicen que hacen los sabios.

Chacón pretendía sorprender con su peculiar manera de anunciar que los soldados de España dejarán Kosovo, que se independizó no hace mucho de Serbia sin el agrado de las autoridades de España, y esperaba que los españoles comprasen esa burra con el ánimo y alegría que mostraron cuando José Luis Rodríguez Zapatero trajo a los militares que José María Aznar embarcó en la particular batalla  de George W. Bush contra Irak, donde han caído decenas de miles de personas bajo las balas y las bombas guerreras, víctimas del trío de las Azores. Salió mal el experimento y en vez de reconocer errores humanos optaron por persistir en la equivocación, que dicen algunos que es cosa de necios. No lo sé.

No es Chacón un caso especial ni particular, la mismas palabras se pueden aplicar a Zapatero, Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz-Gallardón, Mariano Rajoy. Ya se sabe que de las denuncias de espionaje a políticos del PP, por parte de otros del PP, nada  que decir, porque todo es un montaje de los malos contra los buenos. De los casos de corrupción investigados por el juez Baltasar Garzón, chitón, todo es una conspiración para desprestigiar más a la derecha. Parece claro que, teniendo en cuenta como se comportan, ni son humanos, por que no yerran, ni sabios, porque rectificar es de débiles y blandengues, pero tampoco divinos, porque el perdón lo dejan para los curas. Si no son divinos serán digüisquis.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios