www.madridiario.es
Desalojan un edificio por peligro de derrumbe

Desalojan un edificio por peligro de derrumbe

martes 27 de enero de 2009, 00:00h

Los inquilinos del bloque situado en el número 129 de la calle de Santa Engracia fueron desalojados en torno a las 13.00 de este martes debido a la rotura, durante la ejecución de unas obras, de una viga. Todos ellos tendrán que pasar al menos una noche fuera.

En torno al mediodía de este martes, unos "fuertes crujidos" pusieron en alerta a los 40 vecinos del edificio situado en la esquina entre Santa Engracia y Ríos Rosas. Cuando llegaron los bomberos, "la mitad de los obreros" que trabajaban desde hace aproximadamente un mes en los bajos del inmueble "habían desaparecido". Como lo harían a la fuerza todos y cada uno de los vecinos y el resto de los trabajadores en cuestión de minutos. Existía "peligro de derrumbe", les dijeron.

Como resultado, tendrán que pasar la noche fuera de sus casas. Una situación que, según explicaron varios de ellos a Madridiario, "se veía venir".

Al parecer, el único dueño de todo el edificio no se había preocupado demasiado de arreglar los "daños estructurales" que atestiguaban las grietas en las paredes. "La semana pasada apareció una que permitía ver los jardines del Canal", cuyas instalaciones lindan con el edificio, "y se limitaron a taparla", según José María, uno de los vecinos. "Y ahora, esto", concluye.

Así, mientras unos se arremolinaban en torno a la furgoneta del Samur Social, que alojó en hoteles y en su Unidad de Estancias a 23 vecinos que no pudieron pernoctar en casa de familiares o amigos, otros buscaban un sitio donde comer con el perro y el loro a cuestas.

La última en salir del edificio, resguardada en manos de un bombero, fue la tortuga Gertrudis, que fue entregada, con palangana y todo, a su dueña en torno a las 16.00 horas.

Ella fue lo único que se pudo recuperar desde el momento del desalojo, pues los bomberos advirtieron a los vecinos de que no podrían entrar a por sus cosas "al menos hasta este miércoles". Es decir, el tiempo necesario para que los servicios municipales apuntalasen el inmueble. La vuelta a sus casas podría demorarse todavía más.

"Mañana mismo busco piso"
El edificio, de siete plantas, con varios locales comerciales en el bajo y una media de siete viviendas en los demás pisos, arrastra "muchos problemas desde hace muchos años".

Así lo corroboró Julia Sánchez-Biedma, que nació en el propio bloque hace 74 años y este martes tuvo que bajar a la calle en pijama. "Aquí cayó una bomba en la Guerra Civil y causó bastantes daños", explica, "pero yo no pensaba que íbamos a llegar a esto".

Según varios afectados, el bloque carece de portero automático, exhibe grietas y cristales rotos y lleva unos 14 años con un cartel que reza: "Estamos en rehabilitación, perdonen las molestias". "Y a mí no me funciona la caldera", remacha otro joven.

"Yo me pongo a buscar piso mañana mismo, no quiero vivir más aquí", decía otro joven, "y menos pagando 900 euros". Esa es, según los vecinos, la cuota media que satisfacen cada mes los vecinos de Santa Engracia, 129, que en algún caso se eleva hasta los 1.200 euros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios