www.madridiario.es
Los amigos del autobús

Los amigos del autobús

Por Enrique Villalba
sábado 04 de octubre de 2008, 00:00h
La asociación de amigos de la EMT pretende trasladar a la población los valores del transporte público y, en especial, el del autobús. Consideran que la red madrileña de transporte ha crecido con la ciudad y se ha convertido en parte de la imagen de Madrid.
Mediodía del primer sábado de otoño. Un grupo de personas se agolpa en la puerta B de las cocheras de la Empresa Municipal de Transportes en Fuencarral, enorme terreno que será futuro pasto de la Operación Chamartín. A sus espaldas, tras los edificios bajos de viviendas, se dibujan las cuatro torres de plaza de Castilla.

La mayoría de este grupo lleva al hombro cámaras de fotos y en la cabeza su pasión por los autobuses. Son los miembros de la asociación de amigos de la EMT y hoy tienen reunión. La organización se creó en 2005 gracias a la iniciativa de varios enamorados de este y otros medios de transporte. Dos veces al mes se juntan en el local que les ha facilitado la empresa en las cocheras.

Después de rehabilitar el local, los miembros lo decoraron con antiguas paradas, canceladoras de billetes de distintas épocas, tickets de todas las etapas de la empresa y, sobre todo, fotos de autobuses donde se plasma la evolución de este medio de transporte y, por extensión, el desarrollo de la ciudad de Madrid. Allí discuten el presente, el futuro y el pasado del autobús y los más expertos ilustran a los que comienzan. Ya son cincuenta socios y, poco a poco, aumentan su número. Hay gente de todas las edades y condiciones sociales, entre ellos, trabajadores de la empresa.

Historia de Madrid
"Es una afición que cada uno de nosotros vivimos a nuestra manera. Todos aportamos nuestro granito de arena para tratar de conservar la historia del autobús, que es un capítulo de la historia de Madrid, y fomentar el uso del transporte público como forma de mejorar la movilidad de los ciudadanos y de respetar el medio ambiente", comenta Guillermo Deike, presidente de la asociación. Familiar de un empleado de la EMT, ha estado en contacto desde muy pequeño con todo este mundo. A lo largo del año, organiza visitas a distintas sedes de la EMT o de otras empresas de transportes como Metro de Madrid o la EMT de Málaga, foros de internet y salidas diurnas o nocturnas para captar imágenes únicas de autobuses.

Uno de sus compañeros en la 'caza' de fotos es Jesús Vigil, que busca en la cochera el autobús número 6666. "Llevo desde los 18 años haciendo fotos de autobuses. Entonces estaba mal visto hacer fotos de tu ciudad, así que, como excusa, siempre hacía la foto cuando pasaba un autobús. Así, me fui aficionando hasta que me enganché a este hobby", asegura.

Evolución paralela
"Los medios de transporte público son una parte intrínseca de las ciudades donde operan. Los autobuses permiten conocer la filosofía y la idiosincrasia de cada urbe, si vas sin prisas. El de Madrid ha evolucionado de manera muy acorde al desarrollo de la capital", añade Mariano Orozco, aficionado a los ferrocarriles que ha venido a apuntarse a la asociación, animado por unos amigos.

En la asociación hay, por ahora, dos mujeres. Una de ellas es Cari. Es la mujer de Rafa, inspector de la EMT y un auténtico experto en todo lo que tiene que ver con los autobuses. "Yo venía por acompañarle y al final me he aficionado. Dicen que si no puedes con el enemigo, únete a él, ¿no? La verdad es que disfruta y yo también he aprendido a apreciarlo".

Al reunirse, todos salen en dirección a los almacenes donde guardan los vehículos más modernos y las joyas clásicas. Habitualmente van en el autobús que les ha cedido la empresa, pero hoy está sin baterías. Así que van recorriendo los distintos talleres andando.

En el primero, Guillermo, Jesús y compañía contemplan cómo se está restaurando un autobús de dos plantas de los años 40 que la asociación ha conseguido recuperar de un desguace. "Las marcas de que estos autobuses funcionaban en Madrid eran el pico que tiene al lado de la puerta y el motor, en otras ciudades no se hacían así", comenta otro de los integrantes.

Una de las prioridades de la asociación es recuperar parte del patrimonio de la empresa. Hasta ahora, la EMT les reserva un ejemplar de cada uno de los últimos modelos de autobús que queda obsoleto y les ayuda a recuperar algunos coches de hace cincuenta años que ya no existían en la ciudad.

Guillermo incide en que "los últimos autobuses que hemos recuperado estaban en desguaces. Queremos rescatar varios vehículos (restaurándolos, repintándolos y acondicionándolos con publicidad y otros elementos de cada época) para poder, a medio plazo, salir a la calle o crear una sede donde la gente pueda conocer la historia del autobús y su importancia para la sociedad. Es algo que en toda Europa es habitual y que aquí hay que fomentar: el valor del transporte público".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios