www.madridiario.es

Seguros de coche: guía de supervivencia para saber cuánto te puede llegar a costar

sábado 07 de diciembre de 2019, 09:00h
¿Te acabas de comprar un coche y no sabes dónde asegurarlo? El mercado está lleno de opciones, pero una buena calculadora de seguros de autos te puede dar las pistas necesarias para encontrar el producto que más se ajusta a tus necesidades.
Seguros de coche: guía de supervivencia para saber cuánto te puede llegar a costar

Nadie quiere que le ocurra ningún percance, pero todos necesitamos tener la seguridad de que, si pasa algo, tendremos una respuesta rápida y ajustada. Los seguros de automóvil son necesarios para poder conducir. Cualquier propietario de un vehículo a motor está obligado a contratar y mantener una póliza para poder circular, pero dar con el producto que mejor responda a nuestro bolsillo no es fácil.

Existen distintas calculadoras que pueden ayudarte en esta tarea, ya que entre unas compañías y otras puede haber diferencias de tarifas notables por coberturas similares. Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de elementos comunes a en la mayoría de las aseguradoras que son los que hacen que los precios sean más o menos estables. Estas son las claves que debes conocer antes de firmar.

Varios tipos de seguro

El primero es el tipo de seguro. Todos los conductores han de suscribir una Responsabilidad Civil obligatoria a terceros. A partir de ahí, existen modalidades que extienden las coberturas y que hacen variar la tarifa final. Los seguros a terceros ampliados ofrecen, además, garantías en roturas de lunas, incendios o robos. Los de todo riesgo incorporan los daños propios del vehículo y, si se suma una franquicia, se cubren daños propios.

Variables en función del coche

En segundo lugar, las compañías aseguradoras tienen en cuenta el vehículo adquirido, tanto su marca como el modelo. Los coches de gama alta suelen ser más costosos que los turismos convencionales, así como las versiones que incorporan más funcionalidades. También prestan atención a la fecha de fabricación, un dato que se encuentra en la ficha técnica del coche.

Factores en función del uso

Otra de las preguntas recurrentes es cómo mantenemos el automóvil. La tarificación cambiará si poseemos una plaza en propiedad en un garaje, si este es colectivo o individual, o si aparcamos en la calle. Lo mismo ocurre con la utilización que se le da: el presupuesto variará si se ha adquirido para un uso diario, si está reservado para recorridos cortos, para viajes esporádicos o para la vida profesional.

Quién es el conductor principal

Las compañías también se fijan en quién va a emplear de forma habitual este coche. Tanto la edad como los años desde la obtención del carné o desde que se aseguró por primera vez una póliza a nombre del interesado modificarán el producto que se oferta, privilegiando la experiencia. Incluso, la ocupación laboral del usuario puede equilibrar la balanza hacia ofertas más o menos atractivas. También, por supuesto, importa la zona de residencia, ya que eso determina el radio por el que se circulará y las condiciones de las vías que se emplearán durante la conducción.

Historial de siniestralidad

Otro aspecto importante es el historial. Las empresas especializadas confían más en quienes puedan atestiguar ser buenos conductores y, por tanto, registren habitualmente una baja siniestralidad o un menor número de partes con culpa.

Competitividad del mercado

Para terminar, destacamos un factor más a tener en cuenta (singularmente por el usuario) y que, en último término, afecta al precio. El poder del mercado es, en este punto, indiscutible. Las aseguradoras están a la caza de nuevos conductores para incrementar sus carteras globales y se pueden negociar descuentos ante nuevas incorporaciones.