www.madridiario.es

La huella en foto y vídeo de la Guerra Civil Española

sábado 26 de octubre de 2019, 13:40h

El Instituto Francés de Madrid acoge la exposición "Los últimos, retratos y testimonios de la Guerra Civil", un trabajo del fotógrafo francés Luis Areñas, hijo de emigrantes españoles y nieto de un combatiente fusilado con la que ha querido rendir un homenaje a su abuelo materno y a todos aquellos que combatieron en la Guerra Civil Española en ambos bandos.

La serie de más de 40 retratos de hombres y mujeres que vivieron la Guerra Civil ha sido fruto del trabajo de dos años recorriendo distintos pueblos de España y recogiendo el testimonio de aquellos hombres conocidos como la "quinta del biberón" que con 17 años fueron llamados a combatir y de las mujeres que, "aunque no fueron al frente de batalla también estuvieron en esa guerra viviendo con angustia el destino de sus padres, hijos o hermanos".

Areñas sabía muy poco de la guerra española, tan sólo que hubo dos bandos que se habían enfrentado de forma sangrienta. "Mis abuelos habían estado, así que te sientes partícipe de un evento trágico y te das cuenta de que lo desconoces todo de la historia de tu familia y de tu país de origen", porque no fue hasta ya adulto cuando este fotógrafo francés que había vivido siempre en París tuvo conocimiento de que su abuelo había muerto trágicamente.

"Un día mi madre nos enseñó una carta que recibió su familia en 1939 en la que les daban la noticia de que había muerto fusilado". Para él fue un auténtico shock, pero entendió por qué nunca se había hablado del tema en familia: "Hablar de ello era muy triste para mi madre, era un recuerdo muy doloroso, así que creo que no lo contó por supervivencia".

Tiempo después Areñas se planteó hacer este trabajo con el objetivo de retratar sus rostros y escuchar el testimonio de estos últimos combatientes vivos de la Guerra Civil, porque él no tuvo la ocasión de oir los relatos de sus abuelos. "Me interesaba la historia de estas personas que eran niños cuando fueron al frente. Mi abuelo tenía 37 años y fue voluntario, pero hubo otros que marcharon a la guerra con 17 o 18 años".

Lo que en un principio se planteó como una exposición fotográfica se completó, a medida que el trabajo avanzaba, con el material audiovisual fruto de las entrevistas a estos hombres y mujeres ya nonagenarios. "Los testimonios eran tan potentes que vi que nos perdíamos una parte muy importante, esa memoria es historia, así que empecé a grabar lo que me contaban. Todos ellos están marcados porque han tenido que vivir y educar a sus hijos con ese trauma y 80 después todavía necesitan hablar y desenterrar las palabras".

Además de esa memoria tan dolorosa hay algo que los combatientes de ambos bandos tienen en común, porque para todos ellos esa parte de la historia de España fue "una barbarie, una tragedia, un crimen para ambos bandos. Todos quieren que no se repita una cosa como esta".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.