www.madridiario.es

Hay que reconstruir Madrid

jueves 06 de mayo de 2021, 08:34h

Como no puede ser de otra forma hay que felicitar a Madrid por la gran participación que se ha obtenido en las elecciones del 4 de mayo. Y como no puede ser de otra forma, como ya he hecho, desde las Comisiones Obreras de Madrid damos la enhorabuena a Isabel Díaz Ayuso y al PP de Madrid por los resultados obtenidos. La ciudadanía se ha expresado en las urnas y democráticamente toca felicitar a quienes han ganado. Pero también hay que felicitar a los madrileños y madrileñas por su participación en un día laborable. Apenas han sido 300 las incidencias, concretadas en escasas reclamaciones, que hemos tenido que solventar desde CCOO de Madrid.

Así las cosas, tras perder dos meses con un coste de 20 millones de euros, Isabel Díaz Ayuso seguirá como presidenta dos años más, que es lo que habría sucedido sino hubiera convocado elecciones. Eso sí, ha cumplido su objetivo de aniquilar a Ciudadanos y consolidar a la ultraderecha, ya su único apoyo, su suero necesario. Es conocido que no estaba de acuerdo con una convocatoria no justificada, ni coincido con la orientación política que han decidido la mayoría de los madrileños en las urnas.

En estos dos años de Gobierno, Ayuso no ha realizado su principal deber: presentar y aprobar unos presupuestos regionales, que ahora sólo requerirán del visto bueno de Vox. Es por ello que sería muy deseable que en la negociación de esos presupuestos primara la transparencia.

Unos presupuestos que deben ser de reconstrucción, porque en Madrid está fracasando estrepitosamente la salud y la economía. Los datos del paro en nuestra región no son halagüeños. Aunque el paro baja en Madrid, lo hace por detrás del conjunto de España. A pesar de que las políticas regionales han apostado por recuperar la normalidad y no imponer restricciones por motivos de salud, la bajada del paro de 3.000 personas está por detrás de la esperada en un mes de abril.

No sólo este mes, sino también durante el último año, los datos afectan de manera muy desigual a hombres y a mujeres, a jóvenes y trabajadores de mayor edad. Ayuso debe ser consciente de que estas políticas regionales sacrifican la salud, pero no salvan la economía y agravan las brechas. Las políticas practicadas en estos dos años, y especialmente desde la llegada de la pandemia, llevan a consolidar paro, precariedad y desigualdad en la región. Una parte de los madrileños y madrileñas, los que tienen un empleo más estable, no perciben de manera directa estos efectos, pero otra parte de Madrid, muy importante y numerosa, se está quedando atrás. No se puede ser indiferente a esta situación porque tendrá consecuencias muy graves para una región que marcha a dos velocidades. Por ello se hace urgente que el nuevo Gobierno ratifique la nueva estrategia de empleo ya acordada con los agentes sociales, aparcada al convocar las elecciones.

Siendo presidenta Isabel Díaz Ayuso, no hace tanto tiempo, la Asamblea de Madrid dictaminó 214 medidas para el reforzamiento de la sanidad pública, la reactivación de la economía y el tejido productivo, la educación y las universidades, el fortalecimiento de los sistemas de protección social y la posición de Madrid ante España y Europa.

Fue un trabajo realizado entre el mes de junio y el 15 de octubre. Hace sólo medio año todos los grupos políticos se pusieron de acuerdo, excepto Vox. Y también contó con un amplio consenso de los agentes sociales que participamos en el debate y de organizaciones sociales y profesionales.

Un trabajo bien hecho entre todas las opciones políticas desde el PP a Podemos. Entre las medidas que se mencionaban en el Dictamen resultan especialmente relevantes las relativas a sanidad. Estas, proponen acabar con la temporalidad actualizando la regulación y la práctica del sistema de contratación de personal sanitario, gestión de recursos humanos y modelos retributivos suficientes que incentiven adecuadamente a los profesionales sanitarios, así como actuar ante la salud de los profesionales sociosanitarios. Además, los grupos políticos mostraron su acuerdo en la apertura plena de todos los centros de salud, consultorios locales y Servicios de Urgencia de Atención Primaria, con refuerzo de sus plantillas.

En esta línea, se señala como necesario dotar de financiación estructural a los Institutos de Investigación Sanitaria para que posean suficiencia financiera en el sostenimiento de su estructura científica y de gestión, contribuir a la Estrategia de Transformación Digital, potenciar la creación, desarrollo y funcionamiento de clústeres, para facilitar la creación de entornos colaborativos que contribuyan a dar apoyo a empresas y grupos pequeños.

En materia económica y laboral la Asamblea de Madrid planteaba la prórroga de los ERTE, siempre desde una óptica flexible, como de hecho se está produciendo con los acuerdos de Diálogo Social con el Gobierno de España. Y en materia social, se insta a aprobar una nueva Ley autonómica que garantice derechos, en todo el territorio autonómico y que reúna de manera integrada todos los centros, servicios y recursos de utilización pública y aprobar un Plan de Emergencia Social en la Comunidad de Madrid, con especial incidencia en los grupos de población en situación de especial vulnerabilidad.

Los miembros de la Comisión de Reconstrucción propusieron elaborar e impulsar un Plan de recuperación verde alineado con el Pacto Verde Europeo, el Marco Estratégico de Energía y Clima de España y el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Entre las 214 medidas se trataban algunas especialmente relevantes como facilitar el acceso a la vivienda, asegurar una adecuada frecuencia del transporte público, fortalecer la prevención y lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida o garantizar la educación de manera presencial, implementando todos los recursos y apoyos necesarios para que el alumnado pueda continuar sus procesos educativos.

La hoja de ruta estaba marcada. El resultado electoral no debe dejar aquel trabajo en papel mojado, en tiempo perdido por parlamentarios, agentes sociales y expertos económicos y sociales. El nuevo Gobierno debe entender que son necesarias medidas para rescatar a todas las personas que se han quedado sin nada, para esas personas que siguen llenando las colas del hambre. Antes del 4 de mayo y ahora, necesitamos amplios consensos políticos para estrategias y planes que superan los límites de un mandato, así lo entendimos con el Plan de Industria, así lo reclaman los planes de recuperación, transformación y resiliencia de la Unión Europea.

De no hacerlo así y apostar por la vía de la diferenciación y la bronca, se colocará a Madrid al margen de España, de Europa y del Mundo. Se cumplirán las aseveraciones del filósofo Roberto Rodríguez Aramayo (impulsor en el CSIC del “Diccionario Filosófico COVID”), “Ayusópolis, que no Madrid, ha devenido la capital de trumpilandia”. El triunfo electoral del PP supondría que nuestra región habría dado la victoria al trumpismo en pleno arranque de una era Biden, casi revolucionaria. Justamente por el abultado triunfo de Ayuso, la responsabilidad es mayor y debería gobernar para todos, buscando la máxima cooperación social y política para hacer frente a una crisis tan grave como la que padecemos.

Y en todo caso, estas circunstancias deben servir para que los partidos de izquierda reflexionen y, fundamentalmente, actúen. ¿Seremos capaces todas las organizaciones de izquierda de valorar sin engañarnos los resultados electorales, hacer suficiente pedagogía con la ciudadanía y no entrar en el mundo del odio, ira y vísceras que tan bien le viene al poder, a la derecha? ¿Será la oposición capaz de hacer una oposición clara y contundente pero creíble y constructiva? Preguntas y valoraciones necesarias que espero se vayan produciendo en los próximos días. Las elecciones del 23 están a la vuelta de la esquina.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios