www.madridiario.es
Vislumbrar el futuro con técnicas ancestrales

Vislumbrar el futuro con técnicas ancestrales

miércoles 02 de octubre de 2019, 10:42h

El tarot y las videntes del futuro han creado fascinación desde tiempos inmemoriales. A pesar de que estos procedimientos para conocer el futuro, han estado cargados de prejuicios sociales, siguen vigentes entre millones de seguidores y creyentes, en esta época convulsionada y escéptica.

La actitud y los conocimientos profesionales acerca del tema de las tarotistas actuales y las videntes, crean confianza y credibilidad entre sus seguidores. Los clientes no dudan en solicitar sus servicios y el nivel de aceptación se comprueba con los muchísimos seguidores que creen en sus aptitudes.

Las videntes buenas muestran el futuro

La persona que quiere conocer lo que va a ocurrir en el futuro de su vida, sólo debe acceder a videntesbuenasamor.com, quienes utilizan diversos métodos (todos infalibles) para adivinar y presagiar el futuro, mediante la videncia o al echar las cartas del tarot, con resultados muy satisfactorios para los que acuden a solicitar sus servicios.

Un listado de las más recomendadas

Según los aciertos y la credibilidad que infunden, se ha creado un listado que reúne a las mejores de este ámbito esotérico, expertas en predecir lo que sucederá en el amor, el trabajo, problemas familiares, y todo lo relacionado con el dinero y el bienestar del solicitante.

Las personas que han consultado las recomiendan

La opinión de terceras personas es primordial en el momento de recomendar a las mejores en esta lista. Sus excelentes comentarios y opiniones, son un aval a la hora de decidirse por una de estas clarividentes o tarotistas.

Algunas son especialistas en el amor, otras se destacan por ser las mejores videntes sin gabinete, otras por sus aciertos sin hacer preguntas como las que atienden vía telefónica y satisfacen todas las expectativas en cuanto a los resultados.

¿Cómo saber quiénes son las videntes telefónicas buenas?

Hay ciertos tips que distinguen a las buenas videntes telefónicas de las que no lo son:

  • No explicar con datos exactos y detallados lo qué se desea saber.
  • Nunca responder a preguntas concretas, tiene que ser la vidente la que responda al que consulta.
  • Las videntes con gabinete no son confiables, no es posible concentrarse desde una oficina llena de gente.
  • El resultado de la tirada de cartas es lo que se valora y no el significado de cada arcano del tarot, eso lo hace cualquiera con un libro.
  • Las mejores son las videntes y tarotistas, porque complementan los resultados de uno y otro método.
  • Cuando se desvíen del tema, se debe cortar la consulta, porque la vidente no es de fiar.

El entorno de la vidente es primordial

Las mejores aseguran que es imposible vislumbrar el futuro desde un gabinete, donde hay más gente. El entorno esotérico y místico que rodea a la vidente y los recursos que emplea, son los medios que la ayudan a la concentración profunda para adivinar o lanzar los arcanos del tarot.

Un ejemplo de lo que no debe suceder jamás

Un ejemplo de las tarotistas y videntes telefónicas que no son creíbles, es cuando por ejemplo, se escucha el sonido de un televisor o personas hablando. Este tipo de videntes deben ser descartadas de inmediato, porque es imposible lograr una concentración profunda en el ritual, con noticias o música de fondo que suena en una televisión.

Los cambios de tono en una llamada telefónica

Cuando un interesado realiza una llamada a una tarotista y el tono telefónico cambia de uno a otro diferente, es indicio de que la llamada está pasando de un gabinete a otro, hasta que una vidente que esté desocupada atienda la llamada.

Esta situación indica que se trata de un gabinete, donde se anuncian varias tarotistas que no son profesionales.

La videncia no se aprende, es un don innato

Algunas personas afortunadas, nacen con la capacidad de adivinar o predecir lo que va a ocurrir en el futuro de una persona. Habitualmente es un don que se hereda de un familiar muy cercano, o las visiones comenzaron desde que la vidente era una niña, o por un shock que causó un trauma en su momento y que ha abierto estos canales mentales que permiten la clarividencia.

La videncia es un don de nacimiento, que no es posible aprender, sólo desarrollarlo cuando se tiene.