www.madridiario.es

Entre la desesperación y la esperanza

jueves 26 de septiembre de 2019, 16:48h

La política actual es lo que tiene.

Bloqueos, asfixias, chantajes, usos partidistas y electoralistas. Intereses personales. Ambiciones desmedidas. Kamikazes en sillones azules. Demagogia. Populismo.

Una política desesperante que conduce a los españoles a sentir hastío y cansancio. Si, amigos. Hastío y cansancio. ¿Qué hemos hecho nosotros para merecernos esto?

Seguro que esa pregunta nos la hemos hecho muchos cuando hemos confirmado que Pedro Sánchez nos conduce a otras elecciones generales. Con una justificación tan cobarde, tan ruin y tan mezquina como la de señalar como culpables a todos los demás.

Así se escribe la historia de este radical socialdemócrata demagogo y populista. Él lo hace todo bien. Él es perfecto. Él cada día se levanta, se mira al espejo, y responde “de nada” a un hipotético agradecimiento de su propia imagen reflejada.

Político “visionario” que ha conducido a nuestro país a la desesperación política. Esa misma, la desesperación, de la que espera beneficiarse. Maléfico y nefasto político que nos arrastra a todos a un precipicio que sólo él tiene intención de beneficiarse.

Reitero. Desesperación.

Alcanzó el poder con una moción de “censura” basada en una sentencia “no firme” y sin un ápice de argumentos para sustentar la censura al gobierno existente. Ya pervirtió la finalidad de la “censura” para poder cambiar “el colchón de Moncloa” y así dormir plácidamente como “Presidente” de nuestro querido y herido país. Obviamente. Esa perversión no pudo llevarla a cabo él solo. Necesitó de fieles escuderos que le apoyaran en aquella fatídica votación que cambió el rumbo de España.

Bilduetarras, radicales de izquierda y separatistas. Junto al peor Psoe de la historia de España. Una pesadilla, sin duda, que seguimos pagando los españoles de bien.

Desesperación. Repito.

Pero, aunque el sentimiento general es de que todos los políticos somos iguales. Tengo que decir que no. Que no es así. Que no será así. Y que si así fuera. Yo no sería afiliada del Partido Popular.

El PP ha respondido con responsabilidad en aquellos territorios donde ha podido conformar gobierno para dar estabilidad a Comunidades Autónomas o ciudades, municipios o pueblos de España. Cediendo, negociando y dialogando. Pensando en lo que de verdad importa. Por encima, incluso, de intereses partidistas.

Así es, amigos. Madrid es un claro ejemplo.

Hemos sido capaces de pactar un gobierno en la Comunidad y otro en la Capital de España con una partido de origen socialista que ha ido adaptándose a la coyuntura y hoy se proclama liberal renunciando a sus orígenes porque le conviene. Electoralmente hablando, claro.

Pacto PP/Cs. No podíamos estar más separados. ¿No creéis? Un partido político, el PP, que siempre hemos defendido un proyecto político de centro derecha, liberal y reformista. Negociando con otro de marcado perfil “socialista” y “electoralista”. Pero buscando ambos aquello que nos une para no seguir bloqueando las instituciones.

Y el PP, trabajó ese pacto. Y se sentó con VOX. Y consiguió llegar a acuerdos y medió entre VOX y Cs por el interés general de los madrileños. Respetando las diferencias, pero subrayando y resaltando lo que nos une.

Y así se consiguió estabilidad en Madrid. Y por ello, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez Almeida, entre otros. Son hoy el ejemplo de responsabilidad, pacto, estabilidad y diálogo en política.

No todos somos iguales. No, amigos.

Por eso digo que esa desesperación a la que nos han conducido políticos como Pedro Sánchez. Puede tener un efecto esperanzador si profundizamos en lo que es cada uno, lo que representa cada uno y lo que defiende y hace cada cual.

Pablo Casado. El Partido Popular. Un esperanza en una política bajuna y desesperante. Un político que por responsabilidad desde las generales se ha negado apoyar a Pedro Sánchez para que se alce con la Presidencia del Gobierno, no obstante en estos meses ha ofrecido al señor Sánchez lealtad institucional en temas de Estado. Cataluña, la fiscalidad y evitar apoyo de bilduetarras para gobernar.

Hoy no es día para analizar al copia y pega de Rivera en el último suspiro de esta corta legislatura para “salvar” su responsabilidad. Ese análisis que lo haga su partido. Yo, en este momento, no.

Pero, lo que es evidente, es que hay un partido político serio. Con un candidato serio. Con un proyecto serio. Con hechos que demuestran que no solo en Madrid hemos sido capaces de pactar, en otro territorios también, evitando bloqueos. Pensando en las personas, en sus vidas, sus trabajos, sus familias. Su presente y su futuro. Por encima de intereses partidistas.

Por eso digo, amigos. ¡Claro que estamos desesperados! Yo lo estoy. La primera. Sin embargo contemplo como una esperanza poder cambiar el rumbo de la política nacional. Porque hay candidatos. Hay políticas. Y hay responsables que dan la talla. Ya lo han demostrado. Y es el momento de que lo hagan para todos los españoles.

Muchas gracias.

Yolanda Estrada

Diputada del Partido Popular en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Entre la desesperación y la esperanza

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    15786 | Irma - 28/09/2019 @ 02:57:20 (GMT+1)
    Estimada, lo que se evidencia es una falacia. El sr Casado del PP, asi como las demas fuerzas politicas, son los responsanbles de la inestabilidad politica de España.Nadie olvida el sistema corrupto q representa el PP.
    15782 | María Isabel - 27/09/2019 @ 18:22:57 (GMT+1)
    Todo lo que dice esta señora es verdad y Pedro Sánchez nos está enviando al vacío a los españoles

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.