www.madridiario.es

El año que vivimos peligrosamente

viernes 27 de diciembre de 2019, 11:41h

Despedimos a 2019, el año que vivimos peligrosamente, repleto de vicisitudes, noticias, sobresaltos y acontecimientos inesperados. Ha sido, políticamente hablando, un año intenso, donde se ha batido el récord de llamadas a las urnas, sin que se haya podido sustanciar un gobierno para España. En el plano local y regional, los resultados de las urnas, han deparado situaciones nuevas, algunas de ellas inéditas, como que en la Comunidad de Madrid haya, por primera vez en su historia, un gobierno bipartito, compuesto por PP y Ciudadanos, con la colaboración necesaria, y a veces tortuosa, de Vox. Algo parecido en el Ayuntamiento de Madrid, aunque en este caso, no sea novedoso el gobierno formado por dos partidos, ya que en su día lo hubo con PSOE y PCE.

En ambas instituciones, ninguno de los partidos que gobiernan, ganaron las elecciones. En la Comunidad, el más votado fue el PSOE; en el Ayuntamiento, Más Madrid, pero la unión, en ambos casos, de PP y Cs, hizo la fuerza necesaria para gobernar, aunque en el corto espacio que llevan como socios de gobierno, la singladura no ha sido fácil, han vivido, el año que se acaba, peligrosamente, y en el nuevo, puede que todo siga igual, si es que no hay algún amago de ruptura y una puerta abierta a la moción de censura.

A nivel nacional, también ha sido un año vivido peligrosamente en el orden político. Mariano Rajoy fue apeado de la presidencia del Gobierno a través de una moción de censura. En los comicios generales convocados por Pedro Sánchez, el PP sufrió un duro revés electoral, pero el PSOE no consiguió los votos suficientes para investir a Sánchez. A la segunda intentona ante las urnas, el PP se recuperó algo; el PSOE, perdió votos; Ciudadanos se hundió, y su líder Albert Rivera dejó la política, mientras que Unidas Podemos, no cumplió las expectativas levantadas, y la gran revelación fue el avance de Vox. En estas circunstancias, la investidura de Sánchez, quedaba en manos de los independentistas y asociados, y en encontrar una alianza de conveniencia, que puede resultar cara para España, andan.

Se acaba el año que vivimos peligrosamente el sinsentido de Cataluña; los graves destrozos por las inundaciones; las dolorosas cifras de mujeres muertas a manos de sus parejas y el retroceso en el crecimiento económico. Hay que pedir a 2020 que sea el año que vivamos tranquilamente, sin grandes sobresaltos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.