www.madridiario.es

Desalentador 2021

sábado 23 de enero de 2021, 12:54h

Pusimos muchos anhelos e ilusiones en dar garrote vil al nefasto 2020. Expresamos deseos inequívocos de que el maldito año, marcado por la pandemia, pasara a mejor vida, y arrancamos con furia y saña la última hoja del calendario más siniestro de las últimas décadas, con la esperanza de que el nuevo año nos trajera aire fresco, renovadas ilusiones y una luz potente al final del túnel de las desgracias, con especial acento en que Madrid recuperara la salud, la movilidad, la convivencia, la economía, el empleo y la confianza en salir de casa para volver a los encuentros, los abrazos y los besos.

Pero las esperanzas puestas en este 2021 no se han manifestado, de momento; más bien, todo lo contrario, hasta el punto de que el nuevo año no nos ha hecho olvidar al anterior; no está siendo mejor que 2020. Apenas comenzado, el temporal Filomena nos enterró bajo un espeso manto de nieve, que después fue hielo y, durante varias jornadas, días de frío intenso que aumentó la falta de movilidad, aún para acudir a citas imprescindibles. Un temporal que dejó desnudas las previsiones y la capacidad de las administraciones para hacer frente a una situación de caos histórico. Y todos empezamos a aborrecer el refrán que asegura: año de nieves, año de bienes. Porque tan copiosa nevada no fue buena para casi nada y, lejos de traer bienes, los casos de contagios de covid 19 se han disparado de forma alarmante, lo que ha obligado a que se tomen medidas restrictivas muy duras y que el nuevo año, en el que habíamos depositado todas nuestras ilusiones para hacernos olvidar al anterior, está siendo peor que el que se nos fue, en cuanto a evolución de la pandemia se refiere.

También en el capítulo de los sucesos, 2021 no ha entrado con buen pie. Apenas estrenado, una desgracia se hizo presente en un edificio de la calle de Toledo, llevándose la vida de cuatro personas, hiriendo a otras y sembrando el pánico en la zona. Una explosión de gas hizo saltar por los aires un inmueble de carácter socio-religioso, vinculado a la iglesia de la Virgen de la Paloma, a quien los devotos de nuestra patrona popular de la Villa y Corte, damos las gracias, pues no nos cabe ninguna duda de que, gracias a ella se obró el milagro de que la desgracia no fuera mayor, porque junto al edificio siniestrado, se encuentranuna residencia de ancianos y un centro escolar.

Desgraciadamente, este año 2021 no ha hecho olvidar al anterior, no lo está mejorando. Sólo nos falta que, si a Illa le han entrado ganas de ser aspirante a presidente de la Generalitat catalana, a Pablo Iglesias se le despierte el gusanillo de aspirar a la alcaldía de Madrid.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios