www.madridiario.es

Cuándo vas a necesitar un abogado matrimonialista

Por MDO
lunes 04 de julio de 2022, 21:38h

Si te estás planteando hacer frente a una demanda de divorcio, siempre es conveniente contar con un bufete con abogados matrimonialistas. Estos pueden ayudar en problemas como lograr alcanzar un acuerdo con la pareja en cuestiones como la custodia de los hijos, pensión de alimentos, uso de la vivienda, entre otros.

Cuándo vas a necesitar un abogado matrimonialista

Este abogado es un especialista en derecho de familia y es de gran ayuda para conseguir los mejores resultados posibles para el cliente. Por ello su figura es importante y es bueno siempre saber cuál es tu tarea y cuándo vamos a necesitar de sus servicios.

¿Qué es un abogado matrimonialista?

Un abogado matrimonialista es una persona que representa y asesora durante un proceso de divorcio. En un contexto tan complicado como es una ruptura, solo un experto evitará complicaciones y se asegurará por los intereses, el asesoramiento y la tranquilidad durante la nulidad matrimonial, pensión alimenticia, custodia, etc. del cliente.

Un divorcio se puede tramitar por juzgado o ante notario (siempre que no haya hijos menores de por medio o dependientes). Así como, el letrado no solo actúa en procesos de separación o divorcio, sino también en la modificación del régimen económico matrimonial.

Tipos de casos que lleva un abogado matrimonialista

Un abogado matrimonialista lleva diversos tipos de casos aparte de los divorcios, puesto que son expertos en derecho matrimonial, por lo que actúan en todo lo relacionado con el mismo. Algunos ejemplos son divorcios, separaciones, nulidades matrimoniales, custodia y modificación de medidas, medidas compensatorias o su impago, ejecución de sentencias de divorcio, acuerdos prematrimoniales, régimen económico matrimonial o mediación en procedimientos en sede judicial.

¿Cuáles son sus funciones?

Su principal función es representar al cliente, ya sea en situación de divorcio de mutuo acuerdo o si es por el contencioso.

Dentro del artículo 777 de la LEC (Ley de Enjuiciamiento Civil) se establece el procedimiento por el cual ambos cónyuges presentan una petición de divorcio de mutuo acuerdo y donde en el que el abogado redacta un acuerdo donde se recogen las medidas acordadas entre ambos. Si el acuerdo no se redacta, entonces será un juez quien determine estos temas.

Este sistema de divorcio es el más deseable ante una ruptura matrimonial, ya que permite liquidar la sociedad de gananciales, al contrario del método contencioso donde se produce la disolución de la sociedad de gananciales, pero no su liquidación. Para poder efectuarla, hay que realizar un procedimiento para la liquidación y que resulta más costoso.

En el divorcio contencioso, la ruptura se realiza ante un juez al no existir un acuerdo entre las partes. En este caso, cada parte debe contar con un abogado y un procurador y el primero ha de encargarse de presentar o contestar la demanda, realizar los trámites judiciales y asesorar al cliente sobre las fases del proceso y las medidas se llevarán a cabo tras el divorcio.

De igual modo, también atienden elementos como la modificación de medidas impuestas en el divorcio o recibir/hacer una demanda y asesorar al cliente en su caso específico.

Confianza y empatía: Lo esencial en un abogado de divorcio

Una situación de divorcio no es fácil. Ya no solo a nivel personal, sino también por la complejidad de atender al estudio de cada caso de forma individualizada y que corresponde al abogado matrimonial especialista en divorcios y Derecho de Familia.

Aunque este abogado no solo ha de asesorar sobre una ruptura en la relación conyugal y la disolución y liquidación del régimen económico matrimonial, sino también ha de escucharnos y empatizar con cada caso para poder atender de manera eficaz. No todos los clientes tienen la misma necesidad.

Sentir confianza con el profesional es esencial para ayudar en el caso y es un elemento importante a la hora de escoger un abogado de divorcio. Solo de ese modo, se sentirá la tranquilidad de estar en manos de un profesional que tomará las mejores decisiones en un divorcio o separación.

Cómo no fallar a la hora de elegir un abogado de divorcio

Son muchos los elementos que intervienen en la elección de un abogado de divorcios ante una crisis matrimonial. Sin embargo, estar seguros de que cumple todas las cualidades esenciales hace que el cliente se sienta seguro para hablar y resolver su caso.

Una vez que se tramita el divorcio, hay que asegurarse de que el abogado cumple todos los requisitos a nivel profesional y de confianza, pues solo así existirá la satisfacción de haber escogido a un buen profesional.

En conclusión, ante un divorcio es necesario un abogado matrimonialista y que reúna las características necesarias para que el proceso sea lo menos tenso y doloroso posible, para cada parte, así como ante la existencia de hijos menores o dependientes.