www.madridiario.es
Manu Marín, experto en 'cripto' del Instituto de Estudios Financieros
Ampliar
Manu Marín, experto en "cripto" del Instituto de Estudios Financieros (Foto: Chema Barroso)

Criptomonedas en las aulas: "La clave es la información"

Por Alejandro Navas
domingo 20 de noviembre de 2022, 09:00h

La primera gran moneda digital se creó hace unos 14 años y a pesar de su edad, el concepto supone un misterio para muchos. Desde fuera, este mercado resulta peligroso para una mayoría y atractivo para una parte importante de la sociedad: jóvenes y menores de edad. La información es clave y su ausencia un problema. De hecho, es habitual comenzar a operar en este sector en base a consejos de amigos, a webs no específicas, a personajes relevantes en redes sociales y, sobre todo, por la promesa de ganar dinero fácil. Para poner remedio, la Consejería de Política Social organiza una serie de talleres en las aulas, en donde estudiantes de secundaria reciben nociones básicas del “mundo cripto”.

David tiene 17 años y todavía no se ha gastado un euro en ninguna moneda digital. Tiene un discurso racional, cuenta que todavía no sabe lo suficiente sobre este mercado como para atreverse a probar suerte. “Debería estar informándome por lo menos durante un año más, no tengo prisa, quiero ver si en realidad estoy preparado”, explica. Él es uno de los 33 jóvenes que han podido asistir a una de las charlas que ha organizado la Dirección General de Juventud en diferentes centros educativos de Madrid. En este caso, la charla tuvo lugar en el IES Arcipreste de Hita, en el barrio de Entrevías, distrito Puente de Vallecas.

“A mí me ha servido bastante para tener más conocimientos y saber los riesgos porque yo sabía que había pero aquí lo han recalcado. Hay que saber cómo hacerlo: el estar calmado, el no tener prisa, no invertir en una sola cosa o tener un plan de emergencia por si las cosas fallan son algunas de las cosas que he aprendido”, resume este adolescente con un interés más que creciente en este sector. A pesar de su aparente madurez inversora, David sabe muy bien que en general, las personas que deciden apostar por una u otra criptomoneda lo hacen sin la información suficiente. Defiende que “lo que debería ser normal es informarse bien y con el tiempo adecuado” y no lo contrario. “Al final estás invirtiendo tu dinero y puedes perderlo, puedes perder un montón de cosas”, insiste.

Charla sobre

Sin racionalidad no se inverte, se apuesta

En el aula magna de este instituto hay espacio para unas 60 personas. A esta charla se apuntaron una treintena de alumnos, casi todos entre cuarto de la ESO y segundo de Bachillerato. Sentados en pupitres, algunos con signos de cansancio, pudieron escuchar durante algo más de una hora lo que Manu Marín, experto en cripto del Instituto de Estudios Financieros, tenía que decir. En un principio el ambiente estaba frío. Para caldearlo, Marín comenzó con los principios básicos, las definiciones y alguna que otra fecha relativa al surgimiento de la moneda digital más famosa: el bitcoin. Lo siguiente que hizo fue pasar a conceptos de macroeconomía general, como el del valor del dinero, dependiente en otras épocas de su relación con objetos preciosos y escasos como el oro. Aquí fue donde se pudieron escuchar las primeras voces de los alumnos, a preguntas del maestro de ceremonias.

-Tú has dicho que es algo en lo que tú inviertes porque piensas que va a haber más en el futuro pero, ¿ese “piensas” qué es?

-¿Una imaginación mía? -respondió una alumna.

-Sí pero cuando yo digo que va a ganar mañana el Real Madrid o el Atlético, ¿qué estoy haciendo?

-Prediciendo -contestó otro

-¿Pero qué tienes detrás para decir que esa predicción tiene sentido?

-Porcentajes, estadísticas…

-¿Cuántas probabilidades tengo de que me toque la lotería?

-Muy pocas, ¿no?

-Cuando tú estás prediciendo algo y no hay detrás una ciencia muy clara lo que estás haciendo es una apuesta.

Este diálogo supuso un cambio de ritmo para los jóvenes presentes. Con estos y otros ejemplos, Marín explicó que la diferencia entre una inversión y una apuesta radica en un elemento principal: la información y los argumentos en base a esa información. “En muchos casos la inversión en las criptomonedas no es una inversión tal y como la conocemos los economistas, es una apuesta”, insiste una y otra vez el orador, con el objetivo de que cale la idea entre la joven audiencia de que este mercado ofrece una gran rentabilidad a cambio de la asunción de un gran riesgo que no es necesario correr gracias al conocimiento.

"No tengo prisa en invertir"

“Considero que a estas edades es donde ellos empiezan a tomar conciencia de que empiezan a necesitar dinero y es muy importante que comiencen a tener nociones reales sobre cómo usar el dinero. A mí me hubiera gustado haber tenido este tipo de educación financiera a su edad”, reconoce Marín. Durante la charla, ninguno de los alumnos “confesó” haber invertido alguna cantidad en alguna de las múltiples plataformas digitales en las que se puede “apostar” por criptomonedas. Sin embargo, sí hubo un joven que destacó por las preguntas que hizo, en las que dejó entrever un conocimiento mucho más preciso que los demás.

Se llama Mario, tiene 16 años y asegura que lleva estudiando y probando en el mercado de las criptomonedas durante los últimos tres años. “Me informo y aprendo de diferentes maneras. Tengo contactos de gente que sabe de inversiones, con libros y con algún curso”, explica. Sobre los productos en los que dice haber puesto dinero destacan las monedas digitales Ethereum, Shiva, Bitcoin y Cardano. En cuanto a las ganancias, Mario cuenta que ha llegado a un volumen de unas “cinco cifras” durante el tiempo que lleva participando en este sector, una cantidad sorprendente para un joven que lleva desde los 13 años interesado en las criptomonedas.

Preguntado sobre la percepción que tiene la sociedad en general sobre este mercado, este adolescente opina que el “oscurantismo” que rodea a las criptomonedas y las connotaciones negativas que concentra se debe a la falta de información. “La gente como es muy conservadora con el dinero y no se atreven a invertir en criptomonedas porque está mal informada”, zanja Mario.

David, alumno del IES Arcipreste de Hita

La Consejería organizará más charlas

Estas charlas comenzaron el pasado mes de octubre, como proyecto piloto. Debido al éxito de la iniciativa y al alto número de centros educativos que han solicitado que se celebre esta actividad, la Dirección General de Juventud en colaboración con la Consejería de Política Social, Familias y Juventud, ha decidido continuar con este proyecto durante 2023. En total, durante esta primera experiencia, la Comunidad de Madrid ha estructurado unas 12 charlas, bajo el título de “Criptomonedas, pros y contras” y cuyo objetivo principal es informar a los alumnos sobre este producto financiero para que conozcan su funcionamiento y los peligros que conlleva especular con él.

"La gente está mal informada"

“Criptomonedas, pros y contras” permitirá a los alumnos disponer de una información crítica y constructiva sobre estas monedas digitales y entender sus singularidades, la inestabilidad de su valor y los riesgos de especulación y fraude, así como posibles comportamientos adictivos, según los objetivos generales. Sin embargo, en la práctica de estas charlas una de las ideas que se tratan de transmitir no es tanto el no invertir sino el invertir con inteligencia y con información, un concepto adaptado a la realidad ya que si un joven quiere invertir lo acabará haciendo con o sin ayuda.

“Vamos a hacer una segunda edición en primavera para poder llegar a más alumnos. Ahora hemos conseguido charlas para llegar a 1.000 jóvenes, el objetivo para dentro de unos meses es llegar a unos 2.000 estudiantes”, detalla el director general de Juventud, Nikolay Yordanov, quien destaca que en la primera mañana en la que se abrió el plazo de solicitud unos 50 centros se interesaron por estas charlas. En cuanto al interés que suscita este tema entre la comunidad educativa, el director general asegura que es “el desconocimiento” sobre este sector lo que lo convierte en atractivo.

“Creo que es un tema de muchísima actualidad que todavía no se está tratando en las clases de Economía. Muchos chavales saben mucho más sobre esto que los profesores y me parece que hay interés para concienciar sobre este asunto que supone un riesgo y un peligro para muchos jóvenes”, concreta Yordanov.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios