www.madridiario.es
¿Cómo afecta el cambio climático en nuestro cuerpo?

¿Cómo afecta el cambio climático en nuestro cuerpo?

Por MDO
lunes 27 de septiembre de 2021, 14:38h

Pensamos a veces que la defensa del medio ambiente tiene que ver más con el planeta que con nosotros, pero esto no es del todo cierto. Con cambio climático o sin él, la Tierra seguirá su curso, y será el ser humano el que sufra las consecuencias. De hecho, ya hay informes que destacan que la contaminación acorta la esperanza de vida de los europeos en 2’2 años de media.

De hecho, hemos visto cómo algunas afecciones y enfermedades cobran más fuerza debido a esta problemática ambiental. Alergias respiratorias, sudores nocturnos o insuficiencia cardíaca son solo algunos ejemplos que aparecen cada vez con más frecuencia e impacto. Hoy queremos repasar los efectos más comunes que sufren las personas por el cambio climático.

El problema ambiental y su impacto en la salud

Aumento descontrolado de las temperaturas

Desde mediados del siglo pasado, el consumo de combustibles fósiles y otras actividades humanas han dado lugar a la expulsión de grandes cantidades de CO2 y gases de efecto invernadero. Esto ha provocado que la temperatura media del planeta haya aumentado 1 ºC en los últimos 150 años, dejándonos un panorama sin precedentes.

Debido a este aumento de temperaturas cada vez son más las personas que consumen productos antitranspirantes para combatir el exceso de sudor. Hay multitud de marcas que ofrecen este tipo de productos. Los antitranspirantes más solicitados son los de la marca Perspirex ya que están probados clínicamente y ofrecen gran eficacia al problema de la sudoración excesiva.

Pero, además, estas altas temperaturas provocan que varios agentes contaminantes del aire lleguen a más personas, agravando enfermedades respiratorias y cardiovasculares. También los niveles de polen aumentan por el calor extremo, lo que influye negativamente a las personas que padecen asma (más de 300 millones en el mundo).

Contaminación del aire

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), más del 90% de la población mundial respira aire contaminado. Esto vuelve a incidir en aquellas personas con insuficiencias respiratorias, pero también tiene un gran impacto en la desnutrición de poblaciones enteras que no pueden hacer uso de la agricultura para comer.

Esto implica también la pérdida de biodiversidad en muchas zonas del planeta, ecosistemas completos que se ven alterados y que han sido fuente de recursos desde hace siglos para los humanos.

Pero la contaminación del aire también provoca problemas sociales. Muchas personas se ven forzados a migrar o están envueltos en conflictos civiles, algo igualmente grave para el bienestar. Y es que el cambio climático hace que la mayoría de la población se empobrezca, y la pobreza y la desigualdad son dos factores fundamentales que juegan en contra de la salud.

Desastres naturales y descontrol de lluvias

Otro de los efectos del cambio climático es el desorden de la meteorología. En los últimos 50 años se ha triplicado la cantidad de desastres naturales relacionados con el clima, que provocan más de 60.000 muertes al año.

El aumento del nivel del mar y las inundaciones son cada vez más intensos y frecuentes. No solo se destruyen viviendas y servicios esenciales para la población, también se contaminan las fuentes de agua dulce indispensables para sobrevivir. Debemos de tener en cuenta que más de la mitad de la población vive a menos de 50 km de la línea de costa, por lo que las próximas décadas podrían ser devastadoras.

El cambio en los ciclos de lluvia y las largas temporadas de sequía o tormentas continuas afectan hoy en día a los suministros de agua dulce y al suelo agrícola. No poder acceder a agua potable aumenta el riesgo de enfermedades intestinales; mientras que la malnutrición por falta de alimentos causa actualmente más de 3 millones de muertes al año.

Transmisión de infecciones

La climatología global tiene un gran impacto en la distribución de enfermedades que se transmiten por el agua o por insectos y otros animales de sangre fría. Los cambios en el clima están provocando que los vectores transmisores alteren su distribución geográfica, ampliando su zona de actuación y expandiendo los efectos de estas enfermedades.

El paludismo, por ejemplo, es transmitido por el mosquito Anopheles, y su ciclo de vida está ligada a la humedad y la temperatura. Esta enfermedad causa la muerte de más de 600.000 personas al año, especialmente niños menores de cinco años. El mosquito Aedes, por su parte, es vector del dengue, y muchos estudios prevén que seguirá aumentando el riesgo de transmisión debido al cambio climático.

Como puedes ver, el cambio climático y los problemas ambientales son mucho más graves de lo que solemos pensar. Hoy hemos hablado especialmente de salud, pero también sería interesante observar el impacto económico (directo e indirecto) que supone.

Es importante actuar como individuos para aplacar este desafío pero, sobre todo, debemos obligar a grandes empresas privadas e instituciones públicas a trabajar para tratar de revertir todo lo que ya hemos hecho. Por el planeta, por las generaciones futuras y por nosotros mismos.