www.madridiario.es
La escultura del Buda, de Mahar Karuna Buddha, llegará a Cáceres este sábado.
Ampliar
La escultura del Buda, de Mahar Karuna Buddha, llegará a Cáceres este sábado. (Foto: Fundación Lumbini)

Dos toneladas de peso y en jade blanco birmano: la réplica del Buda de Carmena viaja a Cáceres

La répicla del Buda de Carmena continúa su ruta

sábado 19 de septiembre de 2020, 08:59h

El Edificio del Reloj del Puerto de Valencia despide este sábado al Buda gigante -una réplica del que se instalará más adelante- de la Fundación Lumbini Garden. Tras pasar más de diez días en la capital valenciana, la escultura de Mahar Karuna Buddha, procedente de Myanmar, ha recibido la visita de 10.000 personas, a pesar de la situación sanitaria provocada por la Covid-19. Un periplo de 9.300 kilómetros que recordaron a la antigua travesía de la Ruta de la Seda, símbolo del esplendor del comercio entre Europa y Asia.

Tras su estancia en la costa sureste de España, donde el río Turia se une al mar Mediterráneo, esta réplica será trasladada a Cáceres, su hogar definitivo. Bajo estrictas medidas de seguridad y con extremo cuidado -por su peso y delicadeza-, la figura viajará en camiones en un trayecto que recorrerá menos distancia, unos 700 kilómetros, pero también se convertirá en una aventura de unas ocho horas para llegar a su destino. Esculpida en jade blanco birmano y de casi dos toneladas de peso, la escultura se ha valorado en nada menos que en medio millón de euros convirtiéndose además, en un símbolo de la relación entre ambas ciudades, Lumbini y Cáceres.

Una vez en la ciudad extremeña, la escultura permanecerá en un hogar provisional: en el Palacio de Congresos de la Cáceres. Allí podrá ser visitada y el público tendrá la oportunidad de conocer el proyecto que verá la luz en un plazo de 5 a 7 años: un gran centro budista, único en el mundo. La figura del buda que presidirá ese complejo será mucho mayor que la que llega este sábado. Con 40 metros de envergadura y 350 toneladas de bronce, se convertirá en uno de los atractivos de esta instalación dedicada a La espiritualidad oriental.

"Se convertirá en una potencia económica y de interés cultural"

Una apuesta del gobierno extremeño que se materializó del todo tras la firma de hermanamiento de Cáceres con la localidad de LUmbini el pasado mes de enero. Un paso imprescindible para la construcción de un macroproyecto por el que se interesó Manuela Carmena durante su mandato pero su sucesor en la Alcaldía de Madrid, José Luis Martínez Almeida decidió contradecir la decisión tomada por la anterior regidora dejando en el tintero este complejo que incialmente se instalaría en la capital: "No es lo que la ciudad necesita", llegó a decir.

Un centro budista que realmente no persigue objetivos urbanísticos, explica el presidente de la Fundación Lumbin Garden. José Manuel Vilanova asegura que se trata de abrir la mente e ir más allá: "Una visión sobre la cultura de la paz, acercar la filosofía budista a la ciudad y generar un proyecto integrador de las culturas de Occidente y Oriente que aúne las cuatro creencias de la humanidad: Cristianismo, Judaísmo, Islamismo y Budismo".

Madrid dejó de lado una iniciativa que, confirma Vilanova, se convertirá en un icono mundial que atraerá el turismo y la inversión inmobiliaria al configurarse como un foco de atracción para los miles de orientales que visitan Europa cada año: "Puede potenciar la marca España en el continente asiático. Los turistas entrarán por nuestro país y no por otras ciudades europeas. Entre 12 y 15 millones de visitantes asiáticos podrían llegar. Un turismo bastante bien posicionado a nivel económico".

"En realidad nos hizo un favor el alcalde madrileño porque ahora con el hermanamiento con Cáceres y con este proyecto, Extremadura atraerá a millones de turistas y se convertirá en un punto de entendimiento", confiesa Vilanova. Y es que el presidente de la Fundación asegura que este centro contará con la presencia física de los países asiáticos más importantes y la ciudad se transformará en "uno de los espacios de peregrinaje del budismo más destacados del mundo" con la llegada de de visitantes que incrementarán los ingresos del sector turístico y empresarial de la localidad: "Se convertirá en una potencia económica y de interés cultural".

La figura de jade ha sido sufragada por el gobierno birmano. Y el dinero que costará levantar el complejo espiritual saldrá de las arcas de los gobiernos de instituciones asiáticas. Un templo budista de 800 metros cuadrados, en el que se encontrarán algunas reliquias de Buda. Asimismo, se incluirá un monasterio con 20 habitaciones para monjes, una universidad, una Estupa de la Paz, una librería, biblioteca, comedor, tienda de artesanía, punto de información, sala de yoga y unas instalaciones representativas de distintos países asiáticos. Y tampoco faltarán amplios jardines donde disfrutar de la tradición budista

La primera piedra podría colocarse en 2021

Este remanso de paz se ubicará en una finca municipal situada en el cerro Arropez, muy cerca del centro de formación del Ministerio de Defensa y a medio camino entre la capital cacereña y la localidad de Valdesalor. Por su parte, Cáceres recibirá un terreno de 2,5 hectáreas junto al Aeropuerto de Lumbini, ciudad nepalí en la que nació Buda. En él se pretende instalar la 'Casa de Cáceres', una edificación pensada para diversos proyectos interculturales y empresariales.

Pero hasta que los monjes puedan levantar esta obra faraónica -con un coste de 40 millones de euros- en el terreno municipal cedido a la Fundación pasará tiempo. Todavía quedan pendientes muchos trámites, como la redacción del proyecto y la figura jurídica. Pero si todo va bien, Vilanova calcula que la primera piedra podría colocarse en 2021.

Zéosis: unión, paz y armonía

Zéosis, la nueva obra de Antonio Camaró, acompañará al gran Buda en el templo de Cáceres. El artista ha firmado un acuerdo de depósito de su trabajo con Lumbini Garden Foundation. En base a esta relación contractual, el cuadro queda vinculado a la figura de Mahar Kanura Buda.

El artista expondrá su obra en el templo que la Fundación va a construir en Cáceres. "El cuadro recoge ese diálogo entre Oriente y Occidente. Un alegato a esa unión de religiones que enriquece al ser humano en todas las dimensiones para acabar con dogmatismos", relata Camaró.

Entusiasmado por formar parte de este proyecto, el artista indica que su obra, realizada en acrílico y óleo, "reivindica la esencia de los seres humanos y ensalza la persona". Un cuadro, el de Camaró, nombrado por la Unesco como el pintor de la paz y la concordia, que se convierte en una oda a la Humanidad: "Crear un mundo mejor entre todos, donde reine la armonía y el respeto".

Del apoyo al rechazo

Todo se remonta al año 2018, a raíz del memorándum de entendimiento firmado entre el entonces coordinador general de la Alcaldía de Madrid, Luis Cueto, y el alcalde de Katmandú, Bidya Sunder Shakya. En aquel momento, el Ayuntamiento de Madrid estudió ceder un solar para la construcción de un centro budista. Concretamente, cedería una parcela de 5.000 metros cuadrados que albergaría todos los componentes ya enumerados y la inversión, que supera los 30 millones, se dividiría en 25 procedentes de fondos privados, y cinco, de Nepal.

El proceso parecía evolucionar favorablemente para el proyecto en aquellos momentos y Madrid también recibiría el terreno de 2,5 hectáreas junto al Aeropuerto de Lumbini para construir la 'Casa de Madrid'. No obstante, con el cambio de Gobierno, el Ayuntamiento de Madrid tomó un rumbo distinto y rechazó la iniciativa que comenzó a gestionar el equipo de Ahora Madrid el año anterior. Esto no contentó a la Fundación Lumbini Garden, una de las principales promotoras del proyecto, cuyo presidente lamentó haber sido víctima de una “guerra política” entre Almeida y Carmena.

Una vez esfumadas las posibilidades de realizar el proyecto Gran Buda en la capital, sus promotores comenzaron las negociaciones con otras dos ciudades españolas y varias europeas con el fin de hacer realidad la iniciativa. De esta forma, tras deliberar los promotores asiáticos sobre el posible nuevo emplazamiento y descartando también a Málaga, Cáceres fue la ciudad elegida para un proyecto pensado como un acercamiento cultural entre Asia y Europa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios