www.madridiario.es

Adelgaza de forma sana con estas comidas y cenas

Por MDO
jueves 24 de noviembre de 2022, 09:51h

Llevar una dieta nutritiva es esencial si se quiere perder peso de forma saludable y evitar recuperar los kilos perdidos semanas después. Para mantener una figura esbelta elegir una modalidad de ejercicio y hacerlo de forma regular también es crucial.

Adelgaza de forma sana con estas comidas y cenas

Además de estos principios fundamentales, hay algunos pequeños ajustes que puedes hacer en la dieta diaria para facilitar la pérdida de peso. Por ejemplo, la elección de comida ligera para cenar y adelgazar, junto a tomar agua y actividad física acelerará el metabolismo para bajar medidas sin perder masa muscular.

Estas pequeñas sugerencias pueden ayudar a cambiar la dieta y los hábitos alimenticios para mejorar y reducir tu peso.

  • Frutas y verduras: esto es primordial. Hay que poner mucha atención en aumentar el consumo de frutas y verduras. Se tienen que comer, al menos, cinco porciones de frutas y verduras diariamente.
  • La cocción: comer verduras con salsas que añadirán muchas calorías y grasas no sirve de nada, el consumo de alimentos nutritivos para perder peso debe ir acompañado de un método de cocción ligero y de tamaños de ración adecuados.

No hay que comer únicamente alimentos con bajo nivel calórico y sin grasas. También se debe tomar en cuenta la manera en que se preparan y aderezan las comidas. Hay que sacar del menú los productos fritos y rebozados. De nada sirve comer berenjena (por ejemplo) que tiene pocas calorías si se hace empanizada y frita.

  • Los aderezos: es importante reducir al mínimo la cantidad de salsas y condimentos con alto contenido calórico que puedan interferir en nuestro plan de adelgazamiento. Se deben evitar los aderezos con mantequilla, mayonesa y aceites. Se pueden sustituir por yogur, especias o mostaza.
  • Dos litros de agua: si se quiere reducir peso, el agua se torna mucho más vital en la dieta. 8 vasos o dos litros es lo recomendable para hidratar el cuerpo y agilizar el metabolismo.
  • Infusiones naturales, pero sin azúcar: las infusiones adelgazantes son un complemento fantástico en las dietas para perder peso. Son saciantes y tienen numerosas cualidades beneficiosas para la salud, por lo que ayudarán a sentir saciedad o el estómago más lleno hasta la siguiente comida.

Las hay para todos los gustos y a todas las horas del día. Se pueden combinar algunos de ellos a lo largo del día o experimentar con todos hasta encontrar el que más guste. Eso sí, los edulcorantes deben ser bajos en calorías y sin azúcar.

Los superalimentos son cada vez más aliados en las dietas hechas para contribuir a bajar de peso. Entre los más sugeridos están el jengibre, la avena y el vinagre de manzana.

  • No se deben pasar comidas por alto: para perder peso es un requisito primordial comer cinco veces al día que deben ser equilibradas al día. Un desayuno, una merienda a media mañana, la comida central del día, una merienda a media tarde y la cena.

¿Qué alimentos se pueden tomar por la noche?

Debido al ritmo de vida acelerado de muchas personas, se suele hacer un desayuno y una comida ligera, pero se sirven platos pesados y abundantes en la cena.

Este es un error común que evita la pérdida de peso. El desayuno puede ser rico en hidratos de carbono porque esas calorías se queman a lo largo del día.

La comida debe ser equilibrada, 25% de proteínas, 25% hidratos de carbono y 50% vegetales.

Pero, por la noche sirven estas combinaciones como cena ideal:

  • Yogur con cereales o frutas.
  • Pescado al vapor o a la plancha con verduras o ensalada.
  • Queso con nueces y galletas bajas en calorías o integrales.
  • Huevos cocidos con aceitunas o verduras.
  • Espinacas con queso.
  • Ensalada de pollo o atún.
  • Sándwich de pan integral con pollo, tomate y lechuga.
  • Mixto de vegetales a la parrilla (berenjena, calabacín, tomates, etc.).

Alimentos a evitar por la noche

    • Embutidos ricos en grasas como el chorizo.
    • Natillas, galletas helados y dulces con grasas y lácteos.
    • Comidas rápidas como hamburguesas, pizzas y hot dogs.
    • Vegetales o verduras difíciles de digerir como todas las familias de coles.
    • Las carnes con grasa.
    • Las frituras.
    • Pan blanco (mejor integral).
    • Comidas muy condimentadas o picantes.
    • Refrescos con colorantes o azucarados.
  • Bebidas alcohólicas.