www.madridiario.es
El abogado inmobiliario, una figura imprescindible hoy en día
Ampliar

El abogado inmobiliario, una figura imprescindible hoy en día

Por MDO
jueves 12 de agosto de 2021, 13:23h

La forma más segura de firmar cualquier contrato relacionado con un inmueble es contar con el asesoramiento de un profesional de esta rama del derecho

Los abogados inmobiliarios son especialistas del derecho a los que se acude en caso de arrendamientos, compraventa de inmuebles, hipotecas, comunidades de vecinos, herencias, desahucios y reclamaciones inmobiliarias de todo tipo. Estos profesionales son fundamentales para tener un adecuado asesoramiento en un intrincado mundo legal en el que muchas veces los usuarios están indefensos por desconocimiento.

Por eso es más que recomendable acudir a Tu Abogado Inmobiliario antes de firmar ningún contrato en esta materia. Con el asesoramiento adecuado se evitan fraudes, engaños y cláusulas abusivas en este tipo de contratos. Además, es conveniente conocer las principales normas que rigen este sector tan relevante de la economía, aunque sea de forma general.

De qué se ocupa el derecho inmobiliario

Un abogado inmobiliario es un especialista del derecho que conoce el conjunto de normas y leyes que regulan todas las operaciones relacionadas con los bienes raíces, es decir, las que regulan las transacciones inmobiliarias de todo tipo. Pero también conoce todo lo relacionado con la gestión de inmuebles, desde licencias urbanas, hasta licencias de obras y todo tipo de normas que regulan a las comunidades de propietarios.

Los conocimientos en derecho inmobiliario abarcan un amplio marco del derecho en general, desde la Constitución Española, pasando por el Código Civil hasta llegar al Código Mercantil. Eso sin olvidar las leyes tributarias e hipotecarias relacionadas con todo tipo de inmuebles. Así, esta rama del derecho se ocupa de lo siguiente:

Compraventa de inmuebles

Todas las operaciones inmobiliarias están sujetas a esta rama del derecho, donde se incluyen todos los trámites previos a la compraventa, como la situación registral y administrativa y también urbanística, los contratos previos y los impuestos que se devenguen de la operación en sí misma.

Derecho de propiedad

El derecho inmobiliario se ocupa de la regulación del derecho de propiedad y también de los derechos limitativos de dominio. Situaciones como el usufructo, la servidumbre, o cómo se adquiere, comparte y transmite una propiedad están recogidos y definidos en esta especialidad. De igual forma recoge todo lo relacionado con la segregación y agrupación de fincas.

Comunidades de propietarios

La forma en que se constituye y administra una comunidad de vecinos o propietarios ha de estar regulada por esta rama del derecho. La Ley de Propiedad Horizontal es la normativa que regula a estas comunidades, donde se definen sus estatutos, quién puede ejercer su administración y/o presidencia o qué tipo de juntas se pueden celebrar.

Registro de la propiedad

Todo lo relacionado con el registro, transmisión y derechos que pesan sobre un inmueble son materias que conoce a fondo un abogado inmobiliario. De esta forma se garantía el cumplimiento de las normas legales exigidas y su correcto funcionamiento.

Ventajas de contratar un abogado inmobiliario

La labor habitual de estos especialistas del derecho es comprobar todos los aspectos jurídicos relativos al inmueble que se quiere comprar o vender. De esta forma se asegura y garantiza al cliente que la operación se lleve a cabo con total seguridad jurídica. Su tarea principal, por lo tanto, es servir de guía para que la operación que se va a llevar a cabo no vulnere la legalidad. En el caso de una compraventa, por ejemplo, tiene en cuenta lo siguiente:

  • Estudia la situación del inmueble: el registro, las cargas y gravámenes, el estado de la construcción, la situación urbanística, etc.
  • Asesora en todo tipo de contratos, documentos, informes periciales y resolución de disputas sobre urbanismo relativas al inmueble.
  • Abarca todos los procedimientos judiciales relativos al inmueble: desahucios, herencias, hipotecas, conciliaciones, separaciones y divorcios, indemnizaciones por incumplimiento de contrato de compraventa, responsabilidad civil y contractual, por citar algunos ejemplos.

Teniendo en cuenta lo anterior, se deduce que su asesoramiento es siempre conveniente, sobre todo cuando se trata de operaciones complicadas como viviendas con problemas de titularidad, inmuebles en situaciones urbanísticas complicadas, o que tengan cualquier conflicto de tipo contractual.

En resumen, se puede decir que un abogado inmobiliario se ocupa de cualquier problema legal relacionado con el inmueble que queremos adquirir, vender, segregar, alquilar, ceder, hipotecar, etc. Este profesional del derecho estudiará la legalidad de la operación que se pretende llevar a cabo, valorará el riesgo de la operación, negociará los diferentes tipos de contratos, incluido el de compraventa y finalmente asesorará sobre cualquier situación relativa a dicha operación.

Si se cuenta con un abogado especializado en el sector inmobiliario, no solo se tienen todas las garantías jurídicas, sino el suficiente asesoramiento legal en otros procedimientos judiciales relativos al inmueble en cuestión. Desde las disputas vecinales, hasta los conflictos con el Ayuntamiento, pasando por un incumplimiento en el contrato de venta, o durante un proceso de desahucio, estos profesionales cumplen con un rol fundamental.