www.madridiario.es

Diario de una pesadilla (18)

jueves 09 de abril de 2020, 14:23h

Jueves Santo atípico con muchos en casa y otros tantos en los hospitales peleando con una enfermedad de la que se sabe poco. Día gris, como corresponde a esta páginareligiosa de la historia que reproducimos todos los años. Lloverá en las procesiones pero todos los pasos saldrán a las calles. Sí, de manera virtual. El ser humano es capaz de superar con la imaginación cualquier barrera que nos impongan. Recuerdo que a Ortega Lara en su larguísimo secuestro, le salvó una foto con la imagen de una playa. El se metía cada día en esa playa y procuraba andar varias veces los tres metros cuadrados de zulo. Su tabla de salvación fue pensar en su familia y aquella foto caribeña donde se perdía con la mente.

Hoy nosotros nos vamos a perder, en aquel lugar, donde hace un año estábamos este mismo día de jueves santo. Esa playa casi solitaria donde disfrutábamos de la brisa marina o esa casa en el campo, en el pueblo, dónde nos despertaba el sonido de un pájaro en nuestra ventana. O todo lo contrario, ese recuerdo de esa cerveza fría compartida con amigos sin movernos de Madrid. Es igual, hoy debemos hacer ese ejercicio mental de salir de casa con la imaginación y volver a tener un “déjà-vu” de aquello que hicimos el año pasado o el anterior. Podemos elegir el mejor. Será nuestra tabla de salvación. ¡Cojámonos con fuerza a esa imagen!

He decidido ponerme a la cocina. Si las torrijas no vienen a mí, haré un simulacro de torrija con pan de molde. No será lo mismo, pero vuelvo a apelar a la imaginación. El dueño de San Honofre me ha dado la clave para hacer pan de torrija pero me faltan todos los elementos esenciales: levadura, harina... Nada. Haré el trampantojo de torrija con el pan integral que tengo en casa desde hace días. Además, me han dicho en el súper que van a tardar en traerme la compra. Estos días la gente se ha lanzado a comprar como si verdaderamente no volvieran a abrir los supermercados. Creo que muchos pensaronque cerrarían los mercados por ser festivo.Se nos ha olvidado que el corona nos ha dejado sin Semana Santa y sin festivos. Siempre estamos todos de guardia. La situación que vivimos lo ha trastocado todo.

Uno de los pilares de nuestra economía, como es el turismo, probablemente será el sector más tocado tras esta pandemia. Costará mucho volver a viajar, a relacionarnos, a estar juntos en un avión, en un restaurante, en un teatro…Volver al mismo punto en el que estábamos, costará. Pero estoy segura que finalmente, lo conseguiremos. Es cuestión de tiempo. En cuánto nuestros científicos den con la vacuna; esta pandemia quedará en el olvido. Mientras tanto, no queda más que protegernos. ¡Buena Semana Santa!, este año más santa que nunca. Ánimo para sobrellevar nuestro propio “vía crucis”. Ya lo sabéis: ¡un día más, es un día menos!.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios