www.madridiario.es

Las cachimbas, una moda incipiente

martes 04 de mayo de 2021, 20:30h

Desde hace un par de años, se está incrementando el número de fumadores que utilizan la cachimba como sistema alternativo al cigarrillo, pipa o puro.

Lo gracioso es que, cuando oímos la palabra cachimba, todos nos imaginamos un aparato enorme, como los de las películas, situado en un salón oriental, y a varias personas fumando simultáneamente

Las cachimbas, una moda incipiente
Ampliar

Pero nada más lejos de la realidad, porque hay cachimbas grandes y cachimbas pequeñas; cachimbas para un solo fumador y para varios fumadores; o cachimbas prohibitivas y cachimbas de bajo coste, como podemos ver en esta lista de cachimbas baratas.

Así que, para entender este nuevo fenómeno de moda, introduzcámonos en el apasionante universo de las cachimbas:

Qué es y para qué sirve una cachimba

Básicamente es una pipa de agua, cuyo fin es producir humos y vapores de tabaco, u otras sustancias, sin que exista una combustión completa del tabaco.

El mecanismo se puede esquematizar de la siguiente forma:

  1. La base es un depósito de agua, con un canal de entrada sumergido, y un canal de salida, situado en la parte superior del depósito, fuera del agua.
  2. El canal de entrada va conectado a un quemador, donde se calienta a altísima temperatura una mezcla (mixtura especial de tabaco u otras hierbas, que puede incluir todo tipo de sabores y aromas). Los vapores procedentes de la melaza calentada penetran, cuando el fumador aspira, a través del canal de entrada, mezclándose con el agua, por lo que se enfrían y condensan.
  3. El canal de salida está conectado a la boquilla por donde el fumador aspira. Los humos y vapores enfriados y condensados, son de una densidad muy superior a los producidos por cigarrillos, puros o pipas. Por eso quienes prueban la cachimba, afirman que la experiencia de fumado es muy superior a la del tabaco tradicional.

¿Cuánto cuesta una cachimba?

La pregunta no es tan fácil de responder. Porque como es lógico, no cuestan lo mismo las cachimbas grandes que las cachimbas pequeñas, pero el asunto tiene mucha más enjundia:

Y es que, resulta que con las cachimbas ocurre lo mismo que con los relojes o con los coches. O sea, una cachimba puede ser un objeto de uso cotidiano, un sofisticado aparato para fumar con múltiples y refinados accesorios, un artículo de lujo, e incluso un objeto de colección.

Así que puedes tener tu pequeña cachimba de principiante desde solo 10 euros. Pero existen cachimbas fabricadas en metales nobles, y adornadas con todo tipo de piedras preciosas, con valores superiores al millón de euros.

Qué tamaño escoger

Depende del uso que le quieras dar. Los usuarios expertos apuestan por cachimbas de mayor tamaño, ya que la capacidad de enfriamiento es superior, y producen grandes humaredas durante más tiempo, sin necesidad de cambiar frecuentemente el agua.

Si deseas compartir la experiencia con otros fumadores, deberás adquirir una cachimba con múltiples tubos de aspiración. Cuantos más tubos de aspiración tenga, mayor debería ser la cachimba, para evitar el rápido calentamiento del agua del depósito.

Ahora bien, si eres un principiante, te recomendamos que pruebes primero a adquirir una cachimba pequeña de precio reducido. Si la experiencia te llena, entonces tú mismo decidirás cambiar a una cachimba más sofisticada y de superior tamaño.