www.madridiario.es

Consejos para cuidar los pezones durante la lactancia

Por MDO
viernes 12 de marzo de 2021, 10:16h

Los pezones irritados pueden hacer que la lactancia sea extremadamente incómoda y dolorosa. Si bien los expertos afirman que es normal que haya cierta sensibilidad en la zona durante las primeras semanas al alimentar al bebé, esta actividad no debería ser una experiencia incómoda y mucho menos dolorosa en sí misma. Por lo tanto, si tus pezones están sufriendo y hacen que la lactancia sea una experiencia infeliz, es hora de abordar lo que puede estar causando el problema.

Consejos para cuidar los pezones durante la lactancia

Una de las circunstancias que generan dolor, e incluso ardor, son las grietas pezon. Por lo que ciertos productos que hay en el mercado pueden ayudar a tratar esta condición, mientras generan alivio. En tal sentido, Nursicare es un apósito o almohadilla multifuncional que ha sido diseñada especialmente para minimizar el dolor en los pezones de las madres lactantes.


Lograr reducir lo máximo posible la sensibilidad en el pezón, ayudará a disfrutar con placer el momento de dar pecho al bebé. Por otro lado, estas almohadillas también limpian el pezón y rellenan las grietas, permitiendo así que el proceso de cicatrización se genere en menos tiempo.


Lo que tienes que hacer, es colocar la almohadilla sobre el pezón y que la misma se mantenga en contacto directo con la grieta. Por otro lado, no será necesario fijar el apósito con ningún elemento externo, puesto que la presión que haga el sujetador será suficiente para mantenerlo en el lugar indicado.


Se debe retirar al dar pecho al bebé y se puede reutilizar. Su tiempo de uso dependerá de cada madre y de las fugas de leche que tenga durante el período, además, debes saber que estas almohadillas son recortables, y es posible adaptarlas a la forma más conveniente y cómoda para cada madre.


Hay otras recomendaciones para tratar los pezones adoloridos y agrietados, como exprimir un poco de leche, esparcirla alrededor de la zona afectada y dejarla secar, ya que la misma sustancia tiene cualidades curativas. Por otro lado, debes asegurarte de usar sujetadores suaves.

Más consejos para el cuidado de los pezones durante la lactancia

Además del uso de estas almohadillas, las cuales se recomiendan cuando ya existe una condición de daño en el pezón, hay algunos consejos útiles que ayudarán a prevenir que la zona pueda sufrir y te haga sentir incómoda y dolorida.

Comprueba el agarre

Si el bebé no se engancha bien, el pezón no estará lo suficientemente atrás en su boca, lo que provocará que se encuentre en la zona del paladar duro; esta circunstancia dañará la salud del pezón y resultará incómodo para ambos. Intenta ajustar ligeramente su posición mientras le das el pecho y, lo más probable, es que se pueda agarrar bien de forma automática.

Haz una pausa

Si un pezón se encuentra más dañado que el otro y no soportas la idea de amamantar con él, dale un descanso a ese pecho. En dicho caso tendrás que sacarte la leche con algún sacaleches eléctrico o manual, para evitar el congestionamiento y que su producción no se vea afectada.

Una correcta posición será importante


El momento de amamantar, apartando tales circunstancias, debe ser placentero y relajante, tanto para el bebé como para la madre, que sentirá alivio al descargar los pechos del peso y la presión que ejerce la leche. Pero aparte de eso, la posición que se adopte durante la lactancia será determinante para lograr esa sensación de placidez.


Por un lado, si la madre no está cómoda, lo más probable es que el bebé también se sienta irritado y no coma bien. Además, la madre quedará más cansada de la cuenta, quizás con dolores en espalda, cuello y brazos. En tal sentido, contar con almohadas especiales para la lactancia será una excelente alternativa, incluyendo la procura de tener un espacio fijo para el momento de la alimentación, que esté fresco y bien habilitado para ambos.


Tener una silla especial con un buen respaldo te permitirá adoptar una postura acorde, en la que podrás pasar el rato disfrutando de ese momento íntimo con tu pequeño.