www.madridiario.es

El Test y la “falsa sensación de seguridad”

Por Jesús Sánchez Martos
martes 08 de diciembre de 2020, 17:00h

¿Cómo se deben interpretar los test de anticuerpos? La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios acaba de autorizar la venta de los “test de anticuerpos”, para que en forma de “auto-test” todos los ciudadanos podamos realizar esta prueba en casa. Nos costarán 25 euros, al menos de momento, es una prueba sencilla que solo requiere un pinchazo en el dedo y que nos ofrece el resultado en solo 10-15 minutos. Pero ¿para que sirven realmente?: solo sirven para conocer si hemos desarrollado anticuerpos contra la COVID-19, pero en ningún caso sirven para determinar si una persona padece la enfermedad, aunque sea de forma asintomática, o si es portador del virus y un posible foco de contagio. En otras palabras, “no sirven en absoluto para que podamos asistir seguros a las fiestas navideñas familiares”.

¿Cómo se deben interpretar los posibles resultados de estos auto-test? En mi opinión, siempre deberían ser interpretados por el médico que los ha recetado, que es quien debería estar obligado a seguir todos los pasos de la segura y obligada “trazabilidad” para que se incluyan en la red de vigilancia epidemiológica de Salud Pública. Pero creo que de momento no será así; por ello la población debe tener unos conocimientos básicos sobre qué detectan estas pruebas y como se deben interpretar.

Se necesita únicamente una gota de sangre tras un simple pinchazo en la yema del dedo, que aplicada en la placa diagnóstica, nos ofrece el resultado en unos 10-15 minutos y con una gran fiabilidad de nuestros niveles “cualitativos” de los Anticuerpos, IgM e IgG, que nuestro organismo ha desarrollado en el caso de que hayamos estado en contacto con el Coronavirus.

La presencia de IgM en sangre significa que estamos en contacto con el Coronavirus y es posible que se esté desarrollando la enfermedad, aún de forma asintomática. Son los primeros anticuerpos que fabrica nuestro organismo contra la enfermedad, por lo que su detección nos indica que estamos en contacto con el Coronavirus. Ante esta situación siempre es necesario realizar una PCR para realizar el diagnóstico de certeza

Por otra parte las IgG son los segundos anticuerpos que genera nuestro cuerpo al estar en contacto con el Coronavirus y que duran mucho más tiempo que las IgM que desaparecen en unos días. En este caso, es prácticamente seguro que hayamos podido pasar la enfermedad.

Veamos los posibles resultados que obtendremos tras esos 10-15 minutos:

IgM (-) y IgG (+): En este caso es claro que ya no hay presencia de la enfermedad y que la persona la ha pasado y ha creado anticuerpos de defensa, que desde luego hoy no sabemos todavía a ciencia cierta durante cuanto tiempo estarán presentes.

IgM (+) y IgG (+): Este resultado indica que la persona está pasando la enfermedad y al mismo tiempo está creando anticuerpos de defensa, por lo que debería respetar el “aislamiento” que le haya aconsejado su médico, y sobre todo confirmar si padece la enfermedad con la realización de una PCR.

IgM (+) y IgG (-): Lo más probable es que esté en un período inicial de la enfermedad, por lo que su organismo todavía no habrá creado anticuerpos IgG de defensa, que se crean tras la formación de las IgM. En este caso, también debería guardar el período de “aislamiento” indicado, y realizar una PCR diagnóstica.

IgM (-) y IgG (-): Este resultado demuestra que la persona no ha tenido ningún contacto con el Coronavirus, por lo que puede contagiar, si es asintomático, o puede ser contagiado como antes de realizarse la prueba.

Observemos que en cada caso hablo de posibilidad y probabilidad, y no de “certeza absoluta”, por lo que debemos desterrar ese pensamiento de que “me hago la prueba antes de ir a la comida con amigos o la familia en Navidad y si es negativo, todos estamos seguros”; solo ofrece una “falsa sensación de seguridad”, porque puede estar pasando la enfermedad de forma asintomática y ser el elemento “contagiador” de la fiesta, que puede convertirse en un verdadero drama familiar.

Por ello, y a pesar de que se realice o no este tipo de pruebas, lo más seguro es poner en práctica las “4 reglas de oro”: la higiene extrema de las manos, la distancia de seguridad de 1.5-2 metros, el uso adecuado de la mascarilla eficaz y la ventilación continuada y cruzada de todos los espacios interiores.

Sea cual sea el resultado obtenido mediante el auto-test de anticuerpos, estas son las claves realmente eficaces para poder disfrutar de unas fiestas navideñas seguras.

Jesús Sánchez Martos

Catedrático de Educación para la Salud en la Universidad Complutense de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios