www.madridiario.es

Los madrileños, ejemplo de compromiso con el medioambiente

viernes 05 de junio de 2020, 13:01h

Cuando en nuestras vidas aparecen crisis inesperadas, sean del tipo que sean, ponemos a prueba nuestra resiliencia, la capacidad que tenemos de adaptación a nuevas circunstancias. Estos tres últimos meses hemos asistido a un cambio de paradigma que nos ha exigido –tanto a nosotros como a nuestras ciudades- una adaptación récord a una situación hasta el momento desconocida. Y hoy, Día Mundial del Medio Ambiente, no quiero dejar pasar por alto la ocasión para reivindicar que, esa capacidad tan grande del ser humano para saber adaptarse tiene que darse, indiscutiblemente, en la relación que mantiene con su entorno.

El objetivo, común a toda la sociedad, está claro: defender el medioambiente, reducir sus amenazas, mejorar su salud -que también es mejorar la salud de los seres humanos- para evitar que la crisis climática se convierta en una gran pandemia a la que no podamos hacer frente.

Afortunadamente, cada vez son más las personas que, conscientes de ello, se ponen manos a la obra y, desde su ámbito de actuación, hacen por cambiar esa realidad. Los madrileños son un buen ejemplo de ello. Una vez más, han demostrado que su preocupación por el medioambiente va más allá de las palabras y son numerosos los gestos que ponen en práctica para contribuir a cuidar de nuestro medio natural.

Uno de ellos es el reciclaje, un hábito con el que ayudamos a cuidar del medioambiente de una forma directa y en el que los madrileños cada vez confían más. Tanto es así que, en 2019, llenaron los contenedores amarillos –envases de plástico, latas y briks- un 6% más. Un crecimiento que también se dio en el caso del contenedor azul –papel y cartón, que aumentó un 13,9%.

Está claro que, para hacer efectiva la lucha común contra el cambio climático, no podemos quedarnos solo en el reciclaje -debemos apoyarnos en un consumo y producción responsables-, pero tampoco podemos obviar que se trata de un gran paso: estamos consolidando un ecologismo doméstico que tiene un impacto real en nuestro día a día y en el de nuestras ciudades y municipios.

Pero el reciclaje de envases, además de ser ejemplo de compromiso ambiental, también lo es del poder inspirador de la colaboración, de todo lo que podemos conseguir trabajando con una misma meta. Y todos los madrileños y madrileñas deben sentirse muy orgullosos porque sea así. Ese aumento del compromiso en los contenedores son resultado de un gran trabajo de colaboración público-privada realizado por toda la sociedad madrileña que coordinamos desde Ecoembes. Ciudadanos, administraciones y empresas, todos formamos parte de un mismo equipo que tiene que jugar unido para ganarle la partida al cambio climático.

Todos, juntos, estamos avanzando con paso firme hacia un modelo de economía circular en el que el ‘usar y tirar’ no tiene cabida y donde todos los municipios tienen mucho que aportar. Ahora no podemos parar. Ha llegado el momento de dejar atrás el modelo caduco del crecimiento basado en el despilfarro y avanzar hacia uno que ponga al medioambiente en el centro.

El matemático Alan Turing dijo una vez que “podemos saber poco del futuro, pero lo suficiente para darnos cuenta de que hay mucho que hacer”. Ya estamos haciendo por saber sobre el futuro que queremos. Sigamos construyéndolo juntos.

Ángel Hervella

Director de Gestión Local y Autonómica de Ecoembes

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios