www.madridiario.es

Vivir y morir del turismo

viernes 13 de marzo de 2020, 17:40h
El coronavirus tiene un vehículo de propagación predilecto: el turista. Un grupo de turistas chinos llevó el virus a Italia. Y tres turistas - un alemán, un británico y un italiano- lo trajeron a España.

En este país hemos pasado de esos tres casos, a más de 2000 contagiados en tres semanas.

Aquí se vive del turismo. Esa frase solía acabar muchas conversaciones de manera lapidaria. Y ahora, de forma igualmente lapidaria, empezaremos a morir del turismo. Hemos dejado entrar a los contagiados, y ahora nosotros somos los apestados. Sufriremos las consecuencias: el aislamiento en cuarentena, la falta de suministros, la saturación del sistema sanitario. Las muertes.

A esto se añadirá la crisis económica derivada de una forma de vida demasiado dependiente del turismo: El desempleo. La carestía económica. Porque naturalmente dejarán de venir turistas. Pero sin que el gobierno o las autonomías hayan cerrado a tiempo nuestras fronteras. Ya será demasiado tarde.

Sin embargo, por el momento, siguen llegando cruceros a nuestros puertos. Recuerdan el viaje en barco de Drácula a Londres. Son gigantescos ataúdes que transportan a miles de no-muertos, portadores del virus más peligroso de todos: el coronaturista.

Julio Robledo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios