www.madridiario.es

POLÍTICA NACIONAL

Felipe VI y Pedro Sánchez se reunieron este miércoles en Marivent.
Felipe VI y Pedro Sánchez se reunieron este miércoles en Marivent. (Foto: Casa Real)

Los peores augurios, cerca de hacerse realidad: la ruptura PSOE-Podemos apunta a elecciones en noviembre

jueves 08 de agosto de 2019, 08:18h

Tras la reunión del presidente en funciones con el rey Felipe VI ayer en Mallorca, los peores augurios están cerca de hacerse realidad: la ruptura PSOE-Podemos apunta a nuevas elecciones en noviembre.

Pedro Sánchez salió de la cita con el monarca, un despacho ordinario, atendiendo a la prensa con un claro mensaje que estaba muy estudiado: no va a haber acuerdo con Unidas Podemos con los actuales postulados de la formación morada y sus socios. O lo que es lo mismo: el PSOE solo ofrece un acuerdo programático con un gobierno únicamente socialista, apoyado desde el Parlamento por el resto de fuerzas, entre las que destacaría siempre Unidas Podemos como socio prioritario, pero desde fuera del Consejo de Ministros.

Aunque Pablo Echenique, ahora mismo la máxima voz autorizada de Podemos ante la baja paternal de Pablo Iglesias e Irene Montero, no se cree este órdago de Sánchez e insiste en las negociaciones tal y como se abandonaron a finales de julio. "Sánchez debería hacer los deberes, trabajarse los apoyos y dejar de buscar excusas", exclamó, dejando las puertas abiertas a un pacto de gobierno al que Podemos nunca ha renunciado aunque las relaciones entre ambas formaciones sean nefastas.

En cuanto a las graves acusaciones de Sánchez sobre que la "desconfianza es mutua" entre ambos partidos, Echenique insistió en ese tema en un tuit: "Desconfianza en quien le hizo presidente y con quien pactó los presupuestos más sociales de la democracia. La enésima excusa para seguir buscando el acuerdo con Rivera o llevarnos a elecciones".

Precisamente lo de llevarnos a elecciones comienza a ser algo más que un farol que se estaría jugando el líder del PSOE. Sánchez no quiere ni oír hablar de la posibilidad de integrar a Podemos en su gobierno, argumentado en que sería un Ejecutivo partido en dos y con dos formas de funcionar tanto en la forma como en el fondo. Además, considera que no es una amenaza y que el PSOE ya ha pasado página desde ese fatídico 25 de julio en el que fracasaba su investidura ante la abstención de los de Iglesias.

Las cuentas de la lechera

De momento, el líder del PSOE sólo ha recabado el apoyo de los diputados de Compromís y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC), que en total suman sólo 2 escaños. Se da por hecho que el día 19 cerrará el apoyo también de los 6 diputados del PNV, por lo que en total contará con 131 diputados a su favor.

El problema es que no le vale a Sánchez la abstención de Unidas Podemos porque PP, Ciudadanos y Vox suman en total 147 diputados, con lo que le harían falta, como mínimo, otros 17 votos positivos, que difícilmente podrían provenir de ERC (15 en total, 14 con Oriol Junqueras suspendido y aún no sustituido).

Sólo un cambio de postura de los 6 diputados de Izquierda Unida, ahora mismo integrados en Unidas Podemos, podría cambiarlo todo. Pero eso supondría una ruptura entre Alberto Garzón e Iglesias, una pareja bien avenida que lleva junta desde 2016 con buen tono y sin fracturas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.