www.madridiario.es
Rodrigo Rato, expresidente de Bankia.
Ampliar
Rodrigo Rato, expresidente de Bankia. (Foto: Congreso de los Diputados)

Rato asegura que "confiaba en poder devolver" los 6.000 millones del FROB

lunes 04 de febrero de 2019, 13:25h
Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, ha destacado este lunes en la Audiencia Nacional que esperaba devolver los 6.000 millones recibidos a través del FROB. "Lo posible puede luego no suceder", ha destacado.

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato ha asegurado que confiaba en poder devolver los 6.000 millones de euros recibidos por parte del Estado a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), pero se ha defendido añadiendo que "lo posible puede luego no suceder".

Así ha respondido el también exvicepresidente económico del Gobierno en su cuarta sesión de interrogatorio por parte de la Fiscalía Anticorrupción en el marco del juicio por la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011, que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares.

Rato ha explicado que la forma más conveniente de darle a los preferentistas un instrumento líquido que pudieran vender era con el intercambio de las preferentes por acciones del banco. "Pensamos que podíamos canjear más preferentes por acciones y tener más accionistas, de forma que con el exceso de dinero que se generara se pagaría una parte del FROB", ha indicado.

En este sentido, el banquero, actualmente bajo prisión por el caso de 'las tarjetas black', ha asegurado que el valor de las acciones de Bankia evolucionaba "como la de los demás bancos". Según ha dicho, el propio Banco de España reconocía que la situación de la entidad era similar e incluso mejor que la de sus pares.

"No teníamos problemas de liquidez ni de retirada de depósitos, lo que llegó luego con la intervención", ha subrayado. Al mismo tiempo, ha añadido que los problemas se ampliaron justo después de que se aprobara el Real Decreto 2/2012 de saneamiento del sector financiero, conocido como 'Guindos II'.

Rato ha señalado que el supervisor dio al banco 'luz verde' al cumplimiento del 'Guindos II', si bien el cambio que exigía era el de un "saneamiento extraordinario" del riesgo inmobiliario. El expresidente de Bankia ha reconocido que el banco que dirigía era uno de los más afectados por la nueva regulación porque tenía una elevada exposición al 'ladrillo'.

En definitiva, Rato ha asegurado que devolver 6.000 millones de euros parecía posible. "Me lo parecía a mí y también al Banco de España, no es que a nosotros nos hubiera dado una exaltación generalizada". "El problema de los posibles es que luego pueden no suceder", ha aseverado.

Ni el Banco de España ni Deloitte dudaron de las cuentas de 2011

Rodrigo Rato se ha defendido asegurando que ni el Banco de España ni Deloitte pusieron en cuestión en ningún momento la formulación de las cuentas de BFA-Bankia en 2011, las de la salida a Bolsa.

"En mi conciencia no había ninguna sensación de que tuviéramos un problema de salvedades, nadie me lo había transmitido", ha asegurado. Sí que ha reconocido que el único tema que preocupaba al socio auditor Francisco Celma y que se le había planteado desde finales de 2011 era el de la valoración de acciones de Bankia en el balance de BFA.

Sin esta valoración, el socio auditor no consideraba posible realizar su opinión sobre las cuentas, ya que lo veía como un elemento "esencial". En este sentido, Rato ha asegurado que nadie del consejo consideró que la demora en la realización del informe de auditoría era algo raro, ya que entendían que Deloitte estaba esperando a la aprobación por parte del Banco de España de las exigencias del Guindos II.

Así, el que fuera director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha precisado que el consejo de BFA no mostró ninguna preocupación de que se aprobaran las cuentas a falta de este documento debido a que se entendía que el auditor iba a reservarse dar un borrador ante la eventualidad de que el Banco de España no aprobara el plan.

"No nos preocupaba la posibilidad de que se formularan sin el informe de auditoría o un borrador, ya que Deloitte tenía la obligación contractual de realizarlo, si no supondría un incumplimiento legal", ha añadido.

El 17 de abril la autoridad monetaria aprobó el plan de saneamiento presentado ante la nueva regulación que Deloitte esperaba para emitir su informe. Fue a partir de ese momento cuando se dieron cuenta de que la auditora "no acababa de cumplir". "Estábamos muy perplejos por que una firma como Deloitte dejara a un cliente sin su informe de auditoría", ha lamentado.

"El presidente de BBVA me dijo que dimitiera"

Rato ha asegurado que el anterior presidente de BBVA, Francisco González, le pidió en 2012 que dimitiera al considerar que "no era buena idea" que un miembro del Gobierno del PP mantuviera el papel de presidente de un banco que debía ser rescatado.

"El presidente de BBVA me pidió que dimitiera el 6 de mayo -de 2012- en las oficinas del Ministerio de Economía en el Paseo de la Castellana", ha indicado.

Este hecho se enmarca en el momento en que los tres principales banqueros españoles del momento, Emilio Botín (Banco Santander), Francisco González (BBVA) e Isidro Fainé (CaixaBank) mantuvieron una reunión con el entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, sobre la crisis de Bankia entre los días 4 y 6 de mayo.

Poco después de que González le pidiera su dimisión lo haría Guindos en calidad de ministro. "Estuve de acuerdo con lo que me había pedido el ministro, ya que pensé en el interés de los accionistas. Si yo era un problema no tenía inconveniente en marcharme", ha dicho. Guindos le dijo que se fuera "inmediatamente sin esperar ningún plazo". "Así lo hice, lo comuniqué en un correo interno a la plantilla antes de comer el día 7 y por la tarde lo anunciamos Goirigolzarri y yo a la opinión publica", ha precisado.

"Tampoco me iba a poner a pedir explicaciones, me parecía algo bastante inútil. Yo había entendido ya el mensaje de que tenía un margen de maniobra limitado y solo en caso de que fuera útil para los intereses de los accionistas debía continuar", ha añadido.

Rato es el primero de los 34 acusados del juicio en declarar. Cuando termine de responder a las preguntas de la Fiscalía, del FROB y de su defensa (al inicio de su interrogatorio ya anunció que no respondería a las cuestiones de ninguna otra parte) comenzarán a declarar los acusados señalados por las acusaciones popular y particulares exclusivamente, a los que el Ministerio Fiscal pidió en calidad de testigos.

Este proceso judicial se interrumpió el pasado 9 de enero por motivos de salud de la fiscal Carmen Launa. La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal lo ha retomado este lunes con el fiscal jefe de Anticorrupción, Alejandro Luzón, quien completará el interrogatorio a Rato.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.