www.madridiario.es

La Vox del pasado lúgubre y tenebroso

lunes 08 de octubre de 2018, 19:12h

Hace unos días estaba sentado con mi familia, a la hora de comer, y sonaba una musiquilla que me hizo girar la cabeza para detenerme a ver y escuchar lo que decía el hombre del telediario. Se veían muchas banderas nacionales y pensé que era un concurso de bailes típicos de una determinada zona de España o el descanso de un partido de la selección de fútbol. Eso no me llamó la atención porque la enseña nacional la enseña el que quiere y donde quiere con toda normalidad. Sí me levantó de la silla el sonido de unos señores que hablaban, casi pontificaban, sobre los males de la patria y las bondades de la sinrazón.

Consideraban necesario acabar con casi todo lo que trajo la democracia después de que el dictador Francisco Franco muriese tranquilamente en su cama y sin que nadie le dijese entonces nada, ni un reproche de los que pasaron de la noche a la mañana de cómplices de un régimen totalitario y carente de libertades y respeto por los derechos humanos a demócratas. Estos que salían en la tele de mi casa decían que hay que acabar con la Ley contra la Violencia de Género, con la memoria histórica y con la memoria, con las autonomías, con los gays, con los inmigrantes, que sobran casi todos para este nuevo partido que se llama Vox. A mí me suena a etapas pasadas lúgubres y tenebrosas, en las que se vivía en barrios para inmigrantes de fuera de la capital en los que no había nada de nada, el césped de los jardines no existía y la única hierba que se conocía era la grifa que traían los legionarios del Rif. De la sanidad, la educación y los servicios sociales ni me refiero porque eso no existía, sólo había bailes regionales, caridad y un nutrido grupo de torturadores policiales para los que reclamaban libertad y eran críticos con los vividores del régimen franquista. Las fuentes públicas se llenaban de mujeres y hombres prestos a llenar sus cántaros para llevar el agua a sus casas.

Los de Vox también hablan de España como si fuese una pastilla de LSD que al entrar en contacto con sus mentes les hace vibrar y decir cosas que dan más miedo que ilusión. España para los españoles y España lo primero, queriendo imitar a energúmenos como Trump, Salvini o Le Pen, sin entender que español es todo el que vive en España. Antes, en la etapa negra y tenebrosa que me hicieron revivir estos señores y señoras que salían en la tele de mi casa, los inmigrantes no eran negros ni latinos sino de Extremadura, Andalucía o Castilla, pero sobre todo pobres que eran enviados a los extrarradios de ciudades como Madrid. No sé cuántas cosas y libertades más decían que querían suprimir. No las escuché porque fue tanta la lástima que sentí al escuchar una sarta de memeces tan enorme que apagué la televisión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.