www.madridiario.es

Cuarenta años de Federación de Enseñanza de CCOO

jueves 07 de junio de 2018, 07:46h

Como docente que soy, ayer viví un momento especialmente emotivo en el acto de celebración del 40 aniversario del nacimiento de la Federación de Enseñanza de CCOO. Las Comisiones Obreras es el primer sindicato de la enseñanza en España y también en Madrid. Un resultado que hay que valorar especialmente, no sólo porque nos enfrentamos a las presiones de la patronal o al amarillismo y corporativismo insolidario que se da en tantos sectores, también tenemos que hacer frente a presiones ideológicas de grandes instituciones como puede ser la Iglesia.

La Federación de Enseñanza siempre ha sido capaz de combinar las condiciones laborales y profesionales de los docentes, cuando no de toda la comunidad educativa. Ejemplo actual lo tenemos en Madrid, donde acaba de iniciarse una campaña para la detección y denuncia de presencia de amianto en los centros educativos públicos, concertados o privados de todas las etapas.

Son ya cuarenta años de madurez en los que esta federación ha sido un bastión en defensa de la enseñanza pública, laica, de calidad, inclusiva…

Ha sido también un bastión contra los permanentes intentos de retroceso del nacionalcatolicismo que ha estado golpeando insistentemente en las últimas décadas en complicidad no disimulada con los sectores más retrógrados del Partido Popular.

También ha venido siendo la Federación de Enseñanza de CCOO un bastión contra los intentos de mercantilización que se está produciendo en la enseñanza empujada por el ulpraliberalismo de las formaciones políticas de derechas.

No fue fácil que arrancara, en 1978, un sindicato de clase fuerte como era el de las Comisiones Obreras. Por ello, es también momento de recordar a Marcelino Camacho, de quien conmemoramos su centenario y a aquella dirección confederal que tuvo el suficiente rigor, conocimiento, sensibilidad e inteligencia como para apostar fuerte por esta Federación de Enseñanza.

Cuarenta años después también hay que felicitar a la actual Confederación Sindical, encabezadas por Unai Sordo, por no dejarse llevar por los cantos de sirena que sí han escuchado otras organizaciones sindicales y no haber apostado por la fusión con ninguna otra federación, que en el caso de la enseñanza no hubiera llevado a ningún lugar.

Nadie puede negar que el éxito de esta federación se ha fraguado en las movilizaciones. De hecho, nació con grandes luchas en la enseñanza privada y que reclamaba mejores condiciones laborales, pero también una enseñanza pública de calidad, entonces inexistente y que en lugares como Madrid tenía que dar soluciones a cientos de miles de inmigrantes. Diez años después tuvo lugar la gran movilización de la enseñanza pública y después en la concertada y en tantos y tantos sectores.

Han sido a veces luchas incomprendidas incluso en el resto de las Comisiones Obreras por la propia idiosincrasia del sector. Pero esa es también la grandeza histórica de CCOO: su pluralidad y capacidad de debate. Y en ese binomio que llevamos en el ADN del sindicato (presión/negociación) han sido muchos los acuerdos alcanzados. Algunos tan relevantes como el que viví en primera persona, hace ahora veinte años, a raíz de las transferencias en los ámbitos autonómicos.

Las conmemoraciones, los aniversarios son también una buena excusa para tomar impulso rumbo al futuro, y hoy, vivimos momentos históricos en todos los ámbitos. No podemos obviar desde el sindicalismo las nuevas realidades, protagonizadas por nuevos avances tecnológicos, que también pueden suponer la apertura de nuevas brechas y la aparición del neoanalfabetismo como consecuencia de la digitalización. Pero igual que venimos haciendo desde nuestro nacimiento, incluso desde la clandestinidad, seremos, somos capaces de proyectarnos hacia el futuro y responder a estas nuevas realidades.

Estoy convencido de ello porque también la Federación de Enseñanza aporta un valor añadido al conjunto de las Comisiones Obreras. Un valor, fruto del estudio y la reflexión, que nos hace capaces de adelantarnos a los cambios, haciendo propuestas que suponen mayor igualdad, mayor progreso, mayor democracia y mayor justicia social para toda la ciudadanía de este país.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios