www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Manolo Fernández, organista de Los Bravos, junto a su mujer.
Manolo Fernández, organista de Los Bravos, junto a su mujer. (Foto: MDO)

Serrat, fotos y una escopeta: cincuenta años de una de las muertes más impactantes del mundo del pop

domingo 20 de mayo de 2018, 09:00h
Tal día como hoy hace cincuenta años se quitó la vida Manolo Fernández, teclista de Los Bravos, tras la muerte de su mujer en un accidente de coche.
El amor y la muerte suelen ir de la mano. La música es el lazo que une ambos temas, aunque no siempre suenen acordes al final de cada historia y no siempre alguien le pone letra a las tragedias.

Es el caso de Manolo Fernández y su mujer Loti. El teclista de Los Bravos se quitó la vida tal día como hoy en 1967, con apenas 24 años. Antes de conocer a su cónyuge, el músico pensaba que era "muy independiente para el matrimonio" porque "sentimentalmente no estaba estabilizado, según escribió en un artículo sobre sí mismo en Tele Guía.

Pero todo cambió cuando conoció a Loti en un programa italiano llamado 'El show de Antoine'. El amor fue tan intenso que se casaron a los cuatro meses y no se separaron en ningún momento.

Tras el matrimonio llegaron los planes de ampliar la familia pero, el 29 de abril de 1968 y con Loti embarazada, los planes se truncaron: un accidente de coche del que él salió ileso le quitó la vida a ella.

El éxito del grupo -Los Bravos lograron colocar los singles Black is Black y Bring a Little Lovin' en lo alto de las listas de lmundo occidental- no fue suficiente consuelo para Fernández, que no encontró consuelo tras el fallecimiento de su esposa y no vió más remedio que la muerte.

Tras un primer intento fallido de cortarse las venas el día del entierro, el 20 de mayo de hace 50 años rodeado de fotos de Loti y con la canción 'Poema de amor' de Joan Manuel Serrat sonando en el tocadiscos, el teclista se mató utilizando una escopeta.

Eso sí, una de las tragedias más sonadas del pop español no impidió que Los Bravos dejaran de lado su carrera, aunque no lo hicieron con una estrategia del todo normal. En lugar de Fernández, empezó a tocar con ellos un hombre que se ocultaba bajo un antifaz y que no descubrió su verdadera identidad -Peter Shelley- hasta que El Cordobés se lo pidió en la plaza de toros de Badajoz.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.