www.madridiario.es

ESCUELA DE BLUES

De Mississippi a Madrid: Carabanchel respira aires de blues
Ampliar
(Foto: Kike Rincón)

De Mississippi a Madrid: Carabanchel respira aires de blues

jueves 24 de mayo de 2018, 08:30h

Compases bluseros suenan en Carabanchel. Cerca del Metro, a tan solo un paseo, se encuentra la única Escuela de Blues de Madrid. Un proyecto con mucha alma que pusieron en marcha un grupo de músicos con larga experiencia en este género musical. Experiencias y conocimientos que ya forman parte de la extensa trayectoria de los cientos de alumnos que han pasado por sus aulas.

Un mes de mayo de 2015 fallecía uno de los iconos del blues, B.B. King. El guitarrista, que fue bautizado como el 'blues boy', falleció en su casa a los 89 años mientras dormía dejando huérfana a su adorada 'Lucielle'. Su guitarra, la mejor compañera de sus andanzas musicales, le acompañó toda su carrera. Un sentimiento de abandono que no solo lloró su instrumento musical. Miles de seguidores sintieron que el blues nunca sería igual sin él, sin su música, su potente voz y personalidad interpretativa. Así se sintió el artista argentino José Luis Pardo, músico de profesión, con el blues en la sangre y fundador de la Escuela de Blues de Madrid: "BB King representa todo lo que me gusta del blues y de la humanidad. Nació pobre en Mississippi y luego se convirtió en uno de los guitarristas más importantes y además compositor. Murió tocando con más de 80 años".

Con el recuerdo de uno de los maestros del género musical y acompañados por el creador de único espacio de blues de Madrid, nos adentramos en en este rincón de Carabanchel. Entre armónicas, guitarras, teclados y baterías, sobrevuela la presencia de B.B.King en cada una de sus esquinas. Siempre hay tiempo para recordar algunos de los temas más emblemáticos del músico como 'Three O’Clock Blues' (1951), 'Every Day I Have the Blues' (1955), 'Why I Sing the Blues' (1969) o 'To Know You Is to Love You' (1973) -Stevie Wonder y Syreeta Wright co-escribieron esta canción que formó parte del álbum de B.B. King en 1973-. Canciones que encuentran su máximo sentido entre estas paredes decoradas con carteles, fotografías y objetos bluseros.

José Luis Pardo nació en Buenos Aires y desde temprana edad descubrió que lo suyo era la música. Aunque comenzó sus estudios musicales con once años, se confiesa "músico autodidacta". Años más tarde, en plena adolescencia, recorrió escenarios de conocidos bares de su país convirtiéndose esta etapa en el pistoletazo de salida de su vertiginosa carrera. Jamás pensó que llegaría a pisar algunos de los escenarios más reconocidos del mundo.

"El Blues es fácil de estudiar pero difícil de tocar"

En su extensa trayectoria ha compartido la magia del blues con Phil Guy, John Primer, Ray Killer Allison, y Billy Branch, entre otros. Un bagaje que le preparó para lo que estaba por llegar: su proyecto solista 'José Luis Pardo & The Mojo Workers'. Cuatro CD’s y un DVD en vivo que le llevan a recorrer la geografía internacional con unas giras que le van situando en primera línea. Unos años más tarde, Pardo decidió afincarse en Madrid, donde giró permanentemente con su proyecto de Blues, con un quinteto de Swing 'The Roomful of Swing' o acompañando a artistas de USA en sus giras europeas o Sudamericanas. Artistas como Chicago Tail Dragger, Willie Buck, Michael Burks, Bob Margolin y Peaches Staten, compartieron momentos bluseros.

Es en esta época cuando decide crear una Escuela de Blues en la capital debido a la cantidad de alumnos a los que formaba entre gira y gira: "Al principio comenzamos con las clases en un local pequeño y en mi casa impartía las clases menos ruidosas, pero nos dimos cuenta que por el mismo precio podíamos ofrecer algo mejor a los alumnos", recuerda. Eso fue en 2011 cuando se juntó con un grupo de músicos con larga experiencia en el Blues y en la docencia. Tres años más tarde, la Escuela comenzó una nueva andadura en un espacio más amplio con aulas, locales de ensayo, estudios de grabación y hasta un pequeño auditorio para que los aprendices puedan dar sus primeros pasos en los directos.

Doce profesores y otros de refuerzo para las clases más demandadas y los cursos intensivos dedican buena parte de sus horas a la Escuela,desde las 9 hasta las 22.30 horas. Dirigida a estudiantes, músicos amateurs o profesionales de cualquier instrumento, en este espacio se profundiza en los diferentes estilos que ofrece la música de Blues y Rythm & Blues. "El Blues es fácil de estudiar pero difícil de tocar", detalla Pardo.

El artista reconoce que han recibido críticas por enseñar una música callejera en un ámbito académico pero "no es una cosa ni otra", recalca. "El blues es un sentir. BB King caminaba 20 kilómetros para ir a casa de su primo a aprender trucos de blues pero ahora no hace falta hacer eso". Y aquí, en esta academia, se imparten algunos cursos integrales como The Muddy Thing, Lightning thing, Little Walter, The Jukejoint, Ma Rainey thing. También se imparte formación en instrumentos concretos, de armonía y lenguaje musical, de la historia del blues y de producción musical, entre otros.

A lo largo de estos años, por la Escuela han pasado cientos de alumnos que ya han dado sus primeros pasos en el mundo del blues: "Hemos actuado de semillero". José Luis Pardo ha sido testigo de festivales y conciertos de sus pupilos. Y es que aquí, en estos 200 metros cuadrados se celebran actuaciones en una ambiente íntimo y exclusivo que anima hasta a los más principiantes a subirse al escenario. En los últimos años, los alumnos han podido disfrutar de la presencia de artistas de la talla de Rockin Johnny, Bob Margolin, Kenny 'Blues Boss' Wayne y Kirk Fletcher. No es extraño verles un día de clase o ensayando sus giras.

Las jam sessions ayudan a afianzar lo aprendido

Y todo esto se conjuga con tres jam sessions semanales en diferentes locales de la capital: la Fontana de Oro (Sol), El 14 (calle Conde Duque, 14) y Black Bird Rock Bar (Calle Huertas, 22). Y una vez al mes en James Joyce (calle de Alcalá, 59). Una interesante manera de dejar atrás las vergüenzas para lanzarse a demostrar lo aprendido en clase.

Y aunque el blues siempre ocupará un lugar minoritario entre los géneros musicales, lo cierto es que nunca pasará de moda: "Cada diez años se produce como un pequeño revival. Nunca va a acabar. Así como el Indie o el punk tienen a desaparecer, el blues siempre estará ahí". Y en Madrid, continuará siendo tendencia por el resto de los lustros a pesar de compartir una programación más escasa que el Jazz, su rival amistoso y compañero inseparable a lo largo del tiempo. Un futuro que así espera el artista argentino y los indicionales bluseros.

Madrid, a ritmo de blues

Por los escenarios de Madrid continúan pasando los mejores artistas y bandas. Entre los locales donde poder disfrutar de buen blues, existen variadas propuestas. La Sala Clamores, abierta desde 1979, es una de ellas. Cuenta con un amplio programa de conciertos y actuaciones convirtiéndose en referente del blues y el jazz. 'El 14', en Conde Duque, 14, es otro de los espacios imprescindibles para escuchar buena música. El Junco, La Coquette y Berlín Café, también se unen a la programación musical ofreciendo blues de manera constante.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.