www.madridiario.es

El sábado, con orgullo ¡a la calle!

jueves 29 de junio de 2017, 08:51h

Lo que ocurrió aquel 28 de junio de 1969 en Stonewall Inn, en la calle Christopher de Nueva York, fue algo totalmente espontáneo. En eso coinciden todos los relatos y crónicas de aquellos días. Por primera vez gais, lesbianas, transexuales y bisexuales hicieron frente a la policía en unos disturbios que duraron varias jornadas. “Nos habéis tratado como mierda todos estos años, ¿no? ¡Ahora nos toca a nosotros!”, proclamaba Silvia Rivera, mujer transexual que estuvo en el interior del bar durante el estallido. La policía no podía creer que “los maricones contraatacaran”. Pero contraatacaron de tal forma que su lucha se extendió como la pólvora y desde entonces, el 28 de junio se conmemora el Día del Orgullo LGTBI (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales).

En el año 2012, el Inter Pride designó a Madrid como la ciudad capital del mundo del Orgullo, coincidiendo con el 40 aniversario de la primera manifestación legal del movimiento LGTBI en España. Aniversario al que no somos ajenos las Comisiones Obreras porque también en esos duros tiempos conquistamos la legalidad.

Los colores de la bandera arco iris han ido ganando su espacio en Madrid, ciudad tolerante y acogedora; ciudad alegre y diversa. Hace treinta años que el barrio de Chueca comenzó a llevar el orgullo a sus calles; veinte años que las primeras carrozas formaron parte de la manifestación reivindicativa; diez años que Madrid fue por primera vez capital mundial del Orgullo.

Y son quince años los que CCOO de Madrid participa de forma organizada en la fiesta y reivindicación de la marcha del Orgullo. A aquella primera convocatoria de 2002 acudimos tras la Huelga General del 20 de junio, provocada por los recortes en las prestaciones por desempleo del Gobierno de Aznar, una huelga que contó con el apoyo del movimiento LGTBI porque tal como refleja la película Pride, la lucha lo es por derechos, por justicia, por libertad.

Durante los años 90 fuimos tomando conciencia sobre la igualdad de género y ya entrado el siglo XXI hemos dado el salto en el compromiso con la igualdad de trato y no discriminación por razones afectivo sexuales. La actividad reivindicativa y pedagógica, la firmeza y la valentía del movimiento LGTBI han removido nuestras conciencias porque nadie puede decretar sobre los sentimientos.

Aunque el compromiso sindical es claro, cierto y demostrable, no podemos sentir satisfacción. Los avances legales no son garantía de igualdad real y el contexto laboral, las empresas, con un claro ejemplo de esta situación. Los centros de trabajo son instrumentos imprescindibles para construir igualdad pero, a la vez, son un reflejo claro de la sociedad y un espacio propicio para la discriminación.

El ámbito laboral, por tanto, no es ajeno, aunque sea de forma más sutil, a escenarios de violencia y acoso materializados en ambientes laborales hostiles, humillaciones, burlas, etcétera. Estamos comprometidos y en nuestras propuestas de negociación colectiva y planes de trabajo de acción sindical, la no discriminación y la igualdad de trato son apartados centrales.

El ultraliberalismo y su gestión liberticida y discriminatoria de la crisis están teniendo efectos perversos. El cambio de modelo, con trasfondo de fobia a las personas LGTBI, ha abierto espacios de discriminación que suponen un alarmante retroceso en derechos y libertades. Es tan grave como trágico el aumento de los delitos de odio, en un 36 por ciento, que viene sufriendo el colectivo LGTBI.

Para CCOO los delitos de odio son la muestra repugnante y violenta de la discriminación que sufren estas personas. La violencia tiene diferentes caras, versiones, como un calidoscopio, expresándose de forma preocupante en diversos contextos como el familiar, el educativo, el social…, y evidentemente en el contexto laboral.

En Madrid estamos orgullosos y orgullosas del Orgullo. Y no solo ello. Es el momento de dar un nuevo impulso al trabajo sindical de lucha contra la discriminación derivada de la orientación sexual e identidad y expresión de género. El próximo 1 de julio finaliza el 11 Congreso Confederal de CCOO. El primer acto público al que acuda la persona elegida para dirigir el sindicato en los próximos cuatro años será la marcha del Orgullo. Algo más que un gesto.

Jaime Cedrún
Secretario general CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios