www.madridiario.es

Sin derecho de huelga, no hay democracia

jueves 28 de enero de 2016, 12:20h

El día 24 de enero de 2016 amaneció Madrid con un cielo cubierto por algunas nubes teñidas de un bello color rojizo. Presagiaba un día soleado y parecía como que quisiera sumarse al homenaje que íbamos a dar a los Abogados de Atocha en el 39º aniversario de su asesinato por los terroristas fascistas.

Una conmemoración emotiva y reivindicativa que año a año va siendo más multitudinaria tanto en el sentido recuerdo y homenaje en la Plaza de Antón Martin, a escasos metros de Atocha, 55, ante el monumento de El Abrazo de Juan Genovés, como en el acto de entrega de premios en el Auditorio Marcelino Camacho.

Poco a poco se va imponiendo la recuperación de su memoria, como ha sucedido con la exposición del cuadro de El Abrazo en el Congreso de los Diputados. Poco a poco se va levantando la niebla con la que se ha querido esconder el determinante papel del movimiento obrero y del pueblo español en la conquista de las libertades democráticas en España.

Y es que el atentado de aquel lunes, 24 de enero de 1977 por la noche, con los cinco compañeros asesinados y otros cuatro gravemente heridos a manos de los fascistas, vino precedido, por la mañana, de otra muerte provocada por un bote de humo de la policía a una estudiante mientras se manifestaba. En Atocha los terroristas iban buscando al comité de huelga que había dirigido la huelga del Transporte que acababa de culminar con éxito. Dolor, sangre y muerte fueron el preludio y el precio de la libertad.

Una huelga general espontanea paralizó los tajos de los polígonos industriales del país y cientos de miles de trabajadores y trabajadoras fueron la huelga el día 25 de enero en repulsa de los atentados, de los fascistas y del régimen sanguinario que seguía matando y se negaba a desaparecer.

El día 26 de enero, el pueblo tomó las calles para despedir a los compañeros asesinados. Sin miedo, plantando cara a los asesinos y al terror que intentaron imponer. De forma pacífica, en un silencio que gritaba con dolor y determinación ¡Amnistía y Libertad!

Afirma con razón Alejandro Ruiz- Huerta, superviviente de aquel atentado: "El responder con silencio, sin provocaciones, sin revanchismos, sin devolver violencia por violencia, con paz, libertad, democracia y con serenidad fue la clave de que a partir de ahí pudiéramos construir entre todos la democracia".

Un año antes, el movimiento obrero había dado otro golpe de muerte al franquismo hundiendo el intento de construcción de un franquismo sin Franco con el primer gobierno de la Monarquía presidido por Arias Navarro. El 14 de enero de 1976, 400.000 trabajadores y trabajadoras de la región de Madrid fueron a la huelga en una confluencia de convocatorias que reclamaban junto a mejoras de salario y condiciones laborales, la amnistía y las libertades democráticas, el derecho de huelga y la libertad sindical.

Huelgas que se extendieron a toda España, contabilizándose 17.500 tan solo en el primer trimestre y que fueron reprimidas a sangre y fuego. Hasta 4.000 despedidos, cientos de detenciones y ametrallamiento de trabajadores como en Vitoria con cinco muertos y 40 heridos de bala. Huelgas, manifestaciones, pronunciamientos y denuncias que se extendieron al movimiento estudiantil, vecinal, al mundo de la cultura y a múltiples colectivos profesionales. El resultado fue: crisis de gobierno y enterrado el sueño fascista de continuar con la dictadura.

Hoy, la Ley Mordaza y la criminalización del derecho de huelga, con el artículo 315.3 del Código Penal y la actuación de la Fiscalía y la Policía, son un atentado contra esta memoria democrática. Pedir por instituciones democráticas 8 años y 3 meses para cada uno de los 8 trabajadores, miembros del comité de empresa de Airbus por ejercer el derecho de huelga, es un insulto a todos aquellos que dieron su vida por la democracia. Nuevamente el 9, 10, 11 y 12 de febrero se teñirá de negro la democracia española y el movimiento obrero tendrá que salir a manifestarse por la libertad, el derecho de huelga y, posiblemente, por la amnistía.

Jaime Cedrún López
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios