www.madridiario.es
Fiesta de la Vaquilla en Fresnedillas de la Oliva
Ampliar
Fiesta de la Vaquilla en Fresnedillas de la Oliva (Foto: Ángel Serrano (Fiesta de la Vaquilla))

La fiesta de la Vaquilla vuelve a Fresnedillas de la Oliva

viernes 15 de enero de 2016, 07:51h
El Ayuntamiento de Fresnedillas de la Oliva organiza este fin de semana una serie de actos para dar a conocer la Fiesta de la Vaquilla, sus orígenes y la importancia del proceso de incoación de la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) que esta fiesta está teniendo.

Frenedillas de la Oliva se prepara estos días para celebrar una de las fiestas más históricas e importantes del municipio. Se trata de la Fiesta de la Vaquilla, una de las mascaradas mejor conservadas en la Comunidad de Madrid. "Es un ritual de origen prerromano que se celebra en el ciclo de invierno en torno a la representación de un animal", explica la concejala de turismo de la localidad, Olivia Ventura. Esta festividad se ha ido pasando "de generación en generación", explica la edil. Es tal la importancia del simbolismo de la fiesta, con un gran valor antropológico y cultural, que por ello está en proceso de incoación de Bien de Interés Cultural según la publicación del BOCM del 17 de Noviembre de 2015. "Seguro que esto ayudará a que llegue más turismo a Fresnedillas", añade. El pasado año, fuentes municipales calculan que pasaron por el municipio unas 4.000 personas durante la celebración de la fiesta.

Fiesta de la Vaquilla en Fresnedillas de la Oliva (archivo)Los actos comienzan este sábado con una charla sobre la fiesta que tendrá lugar a las 12 horas en la Casa de La Cultura del municipio, donde ese mismo sábado, de 16 a 20 horas, y el domingo de 11 a 14 horas y de 16 a 19 horas, se podrá visitar una exposición con documentación gráfica y audiovisual, así como información del ritual, el simbolismo y la evolución de la fiesta en las diversas etapas de la historia. "Es la fiesta de los niños para que que aprendan en qué consite el ritual", cuenta la responsable de turismo.

Los mozos solteros, a partir de los 14 años, son los responsables de organizar esta tradición que celebra su día grande en miércoles 20 de enero, coincidiendo con la festividad de San Sebastián, fruto de su posterior cristianización. Se realizará un ritual que empieza a media noche y acaba por la tarde con la caída del sol.

Fiesta de la Vaquilla en Fresnedillas de la OlivaUna celebración con historia
La bibliografía más especializada señala que Fresnedillas de la Oliva es uno de los núcleos rurales del centro y norte de la Península Ibérica que han albergado o albergan prácticas en las que los varones se agrupan anualmente con atuendo ex-profeso en torno a una celebración litúrgica o a una ceremonia propia de invierno. Su inicios y antecedentes son difíciles de determinar, dada la carencia de documentación histórica existente. Se menciona por tradición oral, ya convertida en leyenda popular, que Felipe II viajó desde El Escorial a Fresnedillas para presenciar la celebración de dicha fiesta. De carácter etnológico, se puede decir que esta fiesta es un 'rito de paso', donde los niños se convierten en mozos.

Los personajes principales son la Vaquilla, representada por un joven la porta sobre sus hombros una maqueta de una vaca realizada con un armazón de madera con cuernos y rabo bobino; el Alcalde y el Alguacil, con vistosos trajes y sombreros con cintas multicolores; el Escribano y la hilandera, que forman matrimonio con atuendos extravagantes; y los Judíos o motilones, un grupo de jóvenes que tratan de evitar que la vaca se escape que portan grandes cencerros -denominados zumbas- en la espalda.

En la medianoche del 20 de enero se reúnen los Judíos en la plaza con sus zumbas y comienzan a dar vueltas alrededor de la misma. Sobre la una de la madrugada traen el carro y lo instalan en la plaza del pueblo, lugar donde se celebrará la fiesta, acompañados por la gente del pueblo. A las nueve de la mañana del día siguiente se tocan las Ave Marías, señal que indica que todos los vecinos pueden andar libremente por las calles. Se suelta la Vaquilla por primera vez, y acompañada por los Judíos, emprende las carreras. A partir de ahí, el resto de personajes se incorporan a la escena a lo largo de varias jornadas en las que los Judíos intentan distraer al animal para evitar que el alcalde y alguacil no sean embestidos. El final del ritual es el sacrificio simbólico del animal en el que se bebe su sangre (vino tinto) para dar por finalizada la fiesta.

Mural pintado en la plaza de la ConstituciónAunque se conservan restos de fiestas de origen similar en otras localidades de la sierra madrileña, ninguna ha llegado hasta la actualidad tan fiel a la historia como ocurre en Fresnedillas de la Oliva. Como homenaje a esta tradición, el municipio cuenta con un mural pintado en la Plaza de la Constitución que pertenece a la ruta de las 'Casas Vivas'.

Consulte aquí más información sobre la fiesta de la Vaquilla

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.